lunes, 24 de febrero de 2014

Crónica XXX Maratón Sevilla

Toda aventura tiene su inicio, esta empezó en Barcelona, más exactamente en el aeropuerto del Prat, para mi, sinónimo de vacaciones aunque por esta vez no íbamos de vacaciones, sino, a por algo mucho más gratificante a nivel personal y que posiblemente me hacia más ilusion que unas vacaciones en sí.

Me encontraba justo en la terminal T2 en el módulo M3 donde poníamos rumbo hace 3 meses a Lanzarote para desconectar laboralmente y descansar después de haber realizado el maratón de Valencia  y caprichos del destino volvíamos a estar en la misma terminal, en el mismo módulo aunque en una puerta diferente, la 32 (que también sería una señal al final de la maratón) en vez de la 35 para como aquel que dice poner la guinda al pastel, esa guinda se encontraba a solo 42,195 metros de mi.


Por fin tocaba volar hacia Sevilla pero antes de que ocurriera en mi móvil recibía una imagen tranquilizadora de Marta por whastapp, era mi dorsal, ya podía volar tranquilo ya que estaba en buenas manos. 

Las horas previas no pasaban y que largo se me hizo el trayecto para buscar pista de despegue... Eso si, para hacer más ameno el viaje me puse a dormir, bueno lo que se dice dormir dormir... El récord estuvo en 20 minutos ya que cada dos por tres el comandante o las azafatas tenían ganas de darle al micrófono. 

En total 1h20' de vuelo y ya estábamos en suelo hispalense donde se respiraba ambiente de maratón, pusimos rumbo al hotel pero antes teníamos que recoger el dorsal y dejar el traje de gala preparado para la gran cita.

A las 6 de la mañana sonó la alarma, tenia otra a las 6:30 por sí ocurría lo que me paso en Valencia (me dormí 1h y no se cómo ni quien me despertó) esta vez la víctima no fui yo, sino Ferran, que se durmió 1h así que como unos auténticos señores nos fuimos al estadio de la cartuja en taxi.

Faltaba menos de una hora para el inicio de la prueba, así que para liberar tensiones y nervios unas cuantas rectas siempre vienen bien y para el cajón de salida (3h15' 3h30') el cual se iba llenando de gente y de olores nada agradables, esos 20 minutos de espera se hicieron eternos hasta que a falta de 5 minutos apareció la liebre de 3h15' la referencia a seguir durante los 42 kilómetros y que para mi suerte se puso justo delante.

A las 9 en punto dio comienzo la prueba, salida caótica en la cual se me iba alejando la liebre, opte por la solución rápida, pillar el lateral hasta tenerla controlada y cuando no habíamos ni recorrido 600 metros pierde el globo, opte por seguir a la liebre y no al globo aunque en ese momento me cague en todo, ya que no llevaba ningún atuendo que lo diferenciara de otros corredores, así que tocaba nuevamente otro capitulo de aventura en solitario eso con la referencia de mi chuleta de tiempos en el dedo.

Los Primeros 10 kilómetros no encontraba el ritmo adecuado, iba y lo sabia demasiado rápido, pero me encontraba bien y pensé "Lo que tengamos ganado ahora, luego nos dosificamos" pasando por el kilómetro 10 con un tiempo de 45'14" casi un minuto por debajo del tiempo establecido (46'10").

Los siguientes 5 kilómetros ya me encontraba mas cómodo con el ritmo, pasando por el kilómetro 15 con un tiempo de 1h08'49" tiempo mas razonable si lo comparaba con mi chuleta que marcaba un 1h09'15"

Llegamos a la media maratón, como aquel que dice sin darnos cuenta y como e comentado antes seguía mi aventura en solitario pasando con un tiempo de 1h37'06 aquí no teníamos referencia ya que me puse el kilómetro 20 pero sabia que me encontraba en la barrera de las 3h15'.

Hasta el kilómetro 24 me encontraba cómodo pero a partir del kilómetro 25 tuve que bajar el ritmo, mas bien por precaución consciente de que las 3h15' no eran viables así que opte por ir a lo mas lógico, las 3h20' así que la chuleta dejaba de ser útil ya que no contenía el nuevo objetivo y mas cuando pasamos por el kilómetro 30 con un tiempo de 2h19'05" cuando la chuleta marcaba 2h18'30" estamos hablando de segundos pero sabia que ese tiempo ya no lo iba a recuperar entrabamos en el territorio del muro.

Muchos corredores ya habían caído en el muro y empezaban a caminar o a retorcerse de dolor por rampas, pero mi peor momento estaba cerca, lo pase en el kilómetro 32, y que con el bus turístico lo quise inmortalizar.

No es que el muro me viniera encima pero me lo había buscado por un exceso de confianza en el ritmo de los primeros 24 kilómetros.

A partir del 32 fui a la deriva del público sevillano que animaban, donde había gente me encontraba bien, donde no había gente no me encontraba tan bien, hasta que llegamos al puente entrando ya a la isla de la cartuja camino del estadio.

Sinceramente esos 3 últimos kilómetros mis piernas corrían solas, los abductores estaban cargadísimos pero la entrada a la pista de atletismo del estadio estaba cerca, se veía el estadio, se oía la megafonía y la gente animando en el ultimo kilómetro que daba acceso al estadio, fue en eso preciso momento que apreté un poco entrando al estadio con 3h19' largo sabia que no seria posible un Sub3h20' así que opte por disfrutar el momento único de correr y vivir el ambiente del estadio cruzando la linea de meta en 3h20'41" y si... me emocione bastante y es que esta emoción solo la pueden vivir aquellas personas que alguna vez en su vida han corrido una maratón. 


Ya tenia mi tercera maratón, mi tercera medalla ¡¡¡la tercera en 6 meses!!! pulverizando de esta manera mi mejor marca conseguida en el maratón de Valencia que se encontraba en 3h26'12" y poniendo el crono al filo de las Sub3h20' como es habitual en mi, esperemos que en la maratón de Barcelona caiga ese Sub3h20' si tengo más cabeza que en Sevilla cae FIJO. al igual que tienen que caer este año el Sub1h30' en media maratón y el Sub40' en 10 Kilómetros.


Y como unos auténticos héroes con nuestras medallas colgadas volvimos andando al hotel y tal como dije al inicio de esta crónica mi marca se encontraba firmada en el Aeropuerto de Barcelona mas exactamente en la puerta de embarque 32 (3h20'). Sin duda, la vida son señales y ayer al bajar del metro viniendo del aeropuerto me encontré otra, así que... ¡¡¡A POR ELLA!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario