lunes, 17 de marzo de 2014

Crónica XXXV Maratón Barcelona

Poco pude dormir esa noche, nervios, impaciencia, ilusión... una mezcla de todo, ya había tenido citas de este tipo pero seguramente seria por encontrarme por primera vez cara a cara con ella, era la que mas motivación me daba, la de correr una maratón en casa.

No deje ni que sonara el despertador a las 4:30 de la mañana tocaba coger fuerzas porque una cita así lo requería, después las mejores galas me esperaban encima del escritorio preparadas la tarde anterior y como si de un ritual iban formando parte de mi como si de una armadura de gladiador en forma de tejido se tratara.

A las 8:30 de la mañana allí estaba, puntual a la cita esperando al dorsal 4435 en el segundo cajón, después de haber esperado un año a que se produjera este momento, comenzaban 42,195 kilómetros que nos llevarían al mismo lugar de partida Av. Reina María Cristina.

Los primeros 7 kilómetros fueron de sensaciones tal y como tenía previsto, justo a la altura del hotel Princesa Sofía escuche "Venga que acaba aquí la subida" era la liebre de Sub3h15' el guión se estaba escribiendo a la perfección. 

Seguramente fue un error seguir a la liebre, que a mi modo de ver iba pasada de vueltas cuando tenia que marcar 4:37 por kilómetro ¿Sería un aliado de la maratón en contra de mi para vencerme? Solo hace falta ver los parciales que llegue hacer con ella desde el kilómetro 7 hasta el Kilometro 14.

En ese punto tome la decisión de que no podía seguir su estela y empecé la aventura en solitario, cara a cara contra ella, una aventura que duraría así hasta el final. 

Llegamos a Avenida Meridiana se me hizo amena de ida y de vuelta, en ella estaba la primera recarga de energía como sí de un avituallamiento  extra en forma de ánimos se tratara, mis tíos, mi prima y sus hijos de los cuales no pude apreciar este mensaje de ánimo:

Seguramente me hubiera dado un plus, pero estaba tan concentrado que mi única frase fue hacia mi tío diciéndole "Hace mucho calor" y sólo nos encontrábamos en el kilómetro 22 entrando a escena poco a poco uno de los peores aliados en la cita, la calor. 

Calor que iba pesando cada vez más y más y más, se estaba convirtiendo en una travesía por el desierto por las calles de Barcelona, así que una sombra cotizaba a la alza como ocurrió en Rambla Prim donde nos hemos puesto a correr por el carril bici por tal de convatirla, en ese punto empezaban a caer las primeras víctimas del muro sin previo aviso. 

Entrábamos en Diagonal, donde aquí llegaría mi sentencia, más exactamente en el kilómetro 29 no en forma de muro, sino, más bien en forma de muralla China, seguir a la liebre y sobretodo la calor marcarían el guión de un golpe de calor anunciado.

Llegados a este punto tocaba planear algo que no estaba previsto, así que me marque hacer estos 13 kilómetros que faltaban por parciales de 2,5 kilómetros, vamos donde había un avituallamiento, así hasta el final, estaba claro que la cita ya tenía vencedor y ese no era yo sino ella y su aliada, la calor, aunque en ningún momento se me paso por la cabeza tirar la toalla, llegaría a la meta si o si.

Las piernas iban tirando y me respetaban sin rampas, aunque un poco cargadas, el único problema real era la calor, así que llegar a cada avituallamiento era como recoger una pieza del puzzle que formaban el arco de llegada.

Tal como comente unos días antes en una foto "Si llegaba vivo al kilómetro 36 solo necesitaría un empujón de los míos" en este caso mis padres, que allí estaban con sus pancartas animándome, con un solo gesto mi madre me entendió a la perfección de que no, de que hoy no era el día, les conté como me planteaba los 6 últimos kilómetros y acabe diciéndole "Cuando Llegué te envió un whastapp tranquila que estoy bien, voy tirando" 

Una vez pasado el Arco de triunfo la marea humana hasta el final era impresionante, la gente sabía que estaba pasando un mal rato y no les costaba soltar un "Vamos campeón" "Som-hi Jordi que aixo ja ho tens" lo cual era de agradecer, como también lo eran los avituallamientos y sus voluntarios generosos, que sí agua, Powerade,  frutos secos, naranjas, plátanos, vamos, me puse como sí de un buffet libre maratoniano se tratara. 

Y por fin llegamos al punto de partida,  punto al cual estaba deseando que llegara, sin duda pase los peores kilómetros de mi vida corriendo, en ese punto ya se encontraban familiares y amigos extrañados de que no llegara y a los cuales les hacia el mismo gesto ese que habla por sí solo sin decir nada.

En total 3h50'10" invertidas en cruzar la línea de meta para ser por 4 vez Finisher en tan solo 169 días, o como dicen algunos una locura de las grandes, si sí como leéis desde el 29 de Septiembre de 2013 hasta ayer, 16 de Marzo de 2014.






Después de la maratón vino otra, la de llegar a casa, faltó nada y menos para desplomarme, estaba realmente aturdido con la vista nublada y sin fuerza, sin duda lo que me venció fue el golpe de calor y no la maratón en si. 

Llegados a este punto toca sacar conclusiones de lo sucedido y ser crítico con uno mismo, de las "pájaras deportivas" también se aprenden y ayer me lleve una gran lección al estilo libro gordo de Petete y más con la frase de Víctor que me ha hecho reflexionar y que fue como la profecía de lo que horas después sucedería:

"El día que te dediques a entrenar una sola carrera mejorarás tiempos"

Hoy valoro mucho más lo conseguido hace 3 semanas en la Maratón de Sevilla y es que a veces las ansias de mejorar el crono nos hacen no disfrutar lo suficiente del trabajo realizado.

Con la maratón de Barcelona cierro un ciclo e inicio una nueva etapa deportiva en mi vida en forma de duatlones y triatlones dicen que la vida son señales, creo que ayer realmente recibí una de ellas que marcara un antes y un después deportivamente hablando donde habrá que ser más selectivo, podríamos decir que mis bravas pasarán a ser de categoría Gourmet pero con el mismo objetivo que unas simples, superarme, sin olvidar jamas que correr me enseño ayer una gran lección y que me tiene que enseñar muchísimo más tanto en lo bueno como en lo malo.

Toca descansar... no es que me encuentre mal ni desanimado pero creo que será lo mejor y si la calor ayer me pudo pues habrá que aprovecharla 



"Si no puedes con tu enemigo, únete a él" 
Postdata: No tengas ninguna duda que nos vemos de nuevo el año que viene, me has vencido, pero no significa que me halla rendido.

11 comentarios:

  1. Eran retos que tenías que cumplir y los has cumplido con un notable alto FELICITATS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio!!! Ahora me esperan otros nuevos retos pero no tan locos como estos :)

      Eliminar
  2. Más fuerte nos hace una "derrota" que una victoria. Lo de ayer fue un tropiezo, solo eso y quien tropieza y no cae, abanza más rápido!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo sabes chus y como lo entendí ayer... Bueno mejor hoy, ayer estaba exhausto pero esta claro que lo volveré a intentar el Sub3h15' y quien sabe si para mejor. Muchas gracias!!!!

      Eliminar
  3. Tu ets una persona impresionant i per mi això es el que val.
    Els reptes son secundaris
    Força i honor
    De part d'un amic redrunner.

    ResponderEliminar
  4. Vaya mi admiración por delante... no pienses nunca que fracasaste, esas cuatro medallas sólo están al alcance de los elegidos y de los verdaderos currantes del RUN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gaby!! La verdad que uno no lo valora hasta que tropieza, ayer aprendí una buena lección de running. Pero habrá revalida ;)

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Salvo que ya conozcas a la liebre, es mucho mejor ir a tu aire, ritmo, llámalo como quieras. Hay muchas que lo hacen bien y otras que o van pasadas de vueltas, o pecan de lentos y tienen que recuperar en el último momento, con la consiguiente petada de los runners que incautos le siguen.
    Bueno, espartano, no pasa nada, ese sub 3:15 llegará y te sabrá a gloria.
    Un saludo y a recuperarte con calma.

    ResponderEliminar
  7. Como lo sabes Manel... Muy buena lección que me lleve y si la liebre no es de confianza más vale que vayas a la tuya como tu dices, a partir de ahora sera así. Muchas gracias por tus ánimos y no tengo ninguna duda que lo volveré a intentar y lo conseguiré.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar