lunes, 10 de noviembre de 2014

Crónica 50ª Behobia - San Sebastián

Expresar en palabras lo vivido durante los 20 kilómetros que separan Behobia de San Sebastián es imposible aunque la expresión que mas se asemeja es "Piel de gallina" de principio a fin.

La mañana empezaba a las 6:00 la cual se levantaba fresca y con cielo amenazador preludio de que tarde o temprano llovería tal y como indicaban los partes meteorológicos, no ha tardado mucho en llegar y a las 9:00 empezaba a llover, y es que una Behobia sin lluvia no es una Behobia, nos acompañado durante media hora, momento en el cual hemos empezado a calentar y despojarnos del poncho, el ambiente acompañaba a ello, hasta que nos hemos visto encerrados dentro de nuestro cajón de salida, el verde, y sin darnos cuenta a las 10:03 hemos iniciado rumbo hacia San Sebastián y donde el sol hacia acto de presencia. 

Los primeros 3 kilómetros era imposible coger el ritmo debido a la marea humana de corredores, lo nunca visto, estábamos mas pendientes de no tropezar que de otra cosa, a medida que se estiraba la carrera hemos podido coger dicho ritmo establecido pasando el kilómetro 5 con un tiempo de 20'25".

Tocaba pensar en la subida al alto de Gaintxurizketa, una pendiente de 2 kilómetros con viento en contra que hemos resuelto sin mayor dificultad, seguidamente nos esperaba una larga bajada que nos llevaría a Errenteria pasando antes por el kilómetro 10 con un tiempo de 41'13".

Si durante todo el recorrido no quedaba ni un espacio sin gente animando a grito de "Aupa Aupa! Ondo Ondo!" Errenteria era la definición perfecta de lo que es animar, todo el pueblo estaba en la calle, incluso en la seria subida a los Capuchinos, simplemente espectacular, al igual que el pequeño sube y baja de Buenavista antes de entrar a San Sebastián justo en el kilómetro 15 marcando 1h01'40".

Nos faltaban los 5 últimos kilómetros para meta así que empezábamos hacer cálculos de la posible marca, pero antes en el kilómetro 16 tocaba la subida a Miracrúz... Canutas las hemos pasado, un kilómetro ochenta metros que estaban marcados con carteles en los árboles, no acababa nunca y que sin duda hemos superado gracias al calor del público que sin ellos la Behobia - San Sebastián no seria lo que es, porque ellos son la carrera. 

Encarábamos la recta final con un continuo pasillo de público animando y a falta de un kilómetro hemos sacado una estelada que llevábamos guardada... Madre mía la que se ha liado en un momento "Visca Catalunya lliure" resonaba a nuestro paso, un último kilómetro donde el público nos ha llevado en volandas hacia la meta, cruzándola con la estelada bien arriba parando el crono en 1h22'35" acabando en la posición 1.517/ 26.428 de la general y el 865 de la categoría senior masculina.


De esta manera hemos cumplido el objetivo previsto, ya lo dijimos en la previa de la prueba "quedarnos cerca de 1h20' será nuestra meta" así que mas que satisfecho, al igual que en el apartado climatológico durante el transcurso de la prueba: Lluvia en la previa, viento y sol durante el transcurso de la misma y al cruzar la línea de meta cuatro gotas, mas no podemos pedir.

La 50º edición de la Behobia - San Sebastián ya es historia, toca pensar en la maratón de Castellón donde al finalizar la prueba una vez pasados por la ducha hemos conocido a Ramón un corredor del club Celtic Submari de Castellón que nos ha explicado la Maratón de inicio a fín en 25' paseando de Anoeta hasta el centro en busca de su mujer, incluso se atrevido a pronosticar nuestra marca en la prueba, la cual preferimos mantenerla en secreto pero que la desvelaremos el día 7 de Diciembre aunque sinceramente ahora la firmo con los ojos cerrados y que si nos encontramos tan bien como nos hemos encontrado durante la carrera solo ara falta tirar de cabeza. Otro muro vencido y otro que nos espera por vencer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario