lunes, 8 de diciembre de 2014

Crónica 5ª Maratón de Castellón

Siempre que nos situamos detrás de una línea de salida vivimos momentos que se hacen eternos, momentos de respeto, de motivación, donde vamos a intentar dar nuestra mejor versión, sea una carrera de 5 kilómetros, 10 kilómetros o media maratón pero cuando por delante de esa línea nos esperan 42,195 kilómetros o mejor dicho una maratón, son palabras mayores.

Nos situamos detrás de dicha línea por quinta vez en la V edición de la maratón de Castellón junto con 2.400 corredores cada uno con un objetivo, el nuestro, rebajar las 3h20'40" obtenida en la pasada edición del maratón de Sevilla y de paso sacarnos el mal sabor que nos dejo la maratón de Barcelona.

Situados ya en el cajón de Sub3h30' en su parte media por precaución a dejarnos llevar por la marea humana y como consecuencia reventar antes de lo esperado, se nos sitúa a nuestro lado la liebre de Sub3h45' algo no cuadra, ya os podéis imaginar el panorama de los primeros kilómetros, si ya de por si eran complicados de correr imaginaros llegar a la liebre de Sub3h15' en total 3,5 kilómetros invertidos hasta llegar a superarla.

Llegados a este punto el objetivo era marcar 4'25" el kilómetro, así a sido en los primeros 10 kilómetros con un tiempo de 44'12" (Los de la línea roja) tocaba hacer cambio de línea, hacia la verde que nos acompañaría del kilómetro 10 al 20 donde espontáneamente ha surgido un grupo de cinco corredores camino hacia el puerto de Castellón, prediciendo que a la vuelta sufriríamos a causa del viento, pero antes de que esto ocurriera tocaba paso por el ecuador de la maratón, los 21,097 kilómetros en 1h33'05" volviendo a marcar los 4'25".

Las sensaciones eran buenas, sabíamos que esa recta de vuelta de casi 4 kilómetros ya en una nueva línea, la amarilla, estaba media maratón y es que el aire a hecho estragos en el grupo quedándonos junto a un corredor hasta el kilómetro 28 donde ha puesto una marcha mas, mientras nosotros llegábamos al kilómetro 30 con un tiempo de 2h12'59" equivalente a un 4'26".

Tocaba un nuevo cambio de línea, esta vez la azul, línea que nos acompañaría hasta meta y donde en cualquier momento podría hacer aparición el revisor en forma de muro u hombre del mazo. Llegados a este punto ya no sabíamos ni por donde corríamos, después de tantas vueltas por el centro y tantas líneas de colores, hasta que en el kilómetro 35 aparecido el revisor en forma de hombre del mazo que hemos ido combatiendo con unos geles, en el kilómetro 39 nos encontramos a Oscar (@atletaVisible) ¡no podía ser! Hemos intentado tirar los dos juntos pero no podía, así que en solitario encarábamos camino hacia meta, hasta que en el kilómetro 41 nuestras piernas han dicho: "Hasta aquí hemos llegado" para nuestra suerte estábamos siguiendo los pasos de un corredor, un corredor en forma de ángel llamado Marcos, el cual nos ha hecho de liebre y de psicólogo a la vez, donde no olvidaremos las frases que nos soltó durante ese kilómetro y poco: "¡¡Ahora no me dejes tirado después de haber llegado hasta aquí!!" "¡¡Sufre ahora, que de aquí 10 minutos ya ni te acuerdas!!".

Frases que bien merecían entrar juntos a meta como si hubiéramos compartido los 42,195 kilómetros en 3h10'23" (301 /1743 llegados)  acabando así con ese mal sabor que nos dejo la pasada edición de la maratón de Barcelona y a su vez rebajando nuestra mejor marca en 10'27" aunque con rabia por quedarnos como siempre al filo del Sub, esta vez el Sub3h10' que esperamos que el próximo 15 de Marzo de 2015, en la maratón de Barcelona quede en una pura anécdota, como fueron en su día el Sub40' y el Sub1h30'. 

2 comentarios: