domingo, 30 de marzo de 2014

Crónica el 10 Blaus de Gràcia

Los días de carrera el despertador de poco o nada me sirve, si tenía que sonar a las 7:00 pues voy y me despierto a las 6:44 ganando nuevamente la batalla a las muchas que ya le llevo y es que la mente humana puede ser la hostia o darte una buena hostia quedándote en la cama que creo que muchos hoy lo habrán hecho. Pintaba carrera sobre mojado y personalmente llámame toca pelotas pero para mi mucho mejor, soy corredor de esos que se llaman de agua. 

Ayer noche tenía duda de los neumáticos a utilizar, RC1400V2 si no llovía, o RC1600 sí llovía, así que al sacar la mano por la ventana... la duda ha sido resuelta, llovía, así que la decisión estaba tomada pero antes de marchar hemos hecho un último vistazo al recorrido, en mi cabeza Calle Pi i Margall junto con Calle Sardenya como las claves de la carrera.

El objetivo de la prueba tal como dije en la previa era ir a 4'04" para ello teníamos nuestra liebre particular, el Virtual Partner programado, la verdad que hoy pocas ganas tenía de calentar y menos de correr, no apetecía mucho incluso e tenido duda de la indumentaria a llevar hasta último momento, correr con chubasquero, correr con tirantes o correr con la camiseta conmemorativa de la prueba debajo, al final e optado por está última.

No paraba de llover y como ya es de costumbre antes del pistoletazo de salida el arco se ha desinflado completamente, no es la primera, ni la segunda, ni la tercera, ni la última vez que ocurrirá, así que lanzo una pregunta "¿Porqué se desinfla el arco si lleva más de una hora inflado?" todo un misterio. 


Una vez inflado de nuevo se ha dado el "bocinazo" de salida, primeros metros de sensaciones y con cautela por el primer kilómetro vertical que luego había que repetir, marcándolo en un 4'15" a partir de aquí los tiempos iban mejorando 3'46" el 2K 3'51" el 3K y el 4K mientras que el 5K lo marcamos a 3'56" ya pensando de nuevo en el kilómetro vertical.


Durante la primera vuelta en ningún momento hemos perdido de vista a la liebre de 40' siempre va bien tenerla de referencia y más cuando al giro de izquierdas antes de finalizar la primera vuelta el crono marcaba 19'49" íbamos muy bien pero ahora venía el kilómetro clave de la carrera que lo iba a decidir todo

El kilómetro 6 lo he pasado mal sobretodo en Calle Sardenya no acababa nunca, en este hemos perdido algo de tiempo 4'38" tocaba recuperar y lo hemos hecho, marcando un 3'58" en el kilómetro 7 pero a sido un pequeño error ya que en el siguiente nos a pasado un poco factura 4'03 en el 8K a sido aquí donde una voluntaria como si fuera un contador de personas me dice "Venga que eres el 29" una inyección de moral que me ha hecho hacer el kilómetro 9 a 3'54" adelantando a un corredor, el objetivo del 10 era alcanzar al de delante, a falta de 300 metros lo hemos atrapado aunque se a escapado al último momento, pero aun tenía fuerza para un sprint y adelantarlo acabando a 3'55" parando el crono en mi Garmin 40'41" que significa 

MEJOR MARCA PERSONAL EN 10K 

Aunque tengo dos marcas diferentes de la prueba ¿Cosas de la lluvia? (tomaremos la 40'43" que es la que cuenta oficialmente).


OBJETIVO "DE CARRERA" CONSEGUIDO 


Ir a 4'04" el kilómetro aunque nos ha salido una media de 4 el kilómetro en el Garmin, hemos perdido tiempo en el kilómetro 6 pero en resumen las sensaciones han sido muy buenas, sin molestias de ningún tipo después del primer test de 10K serio desde la maratón de Barcelona y que sí estos 15 días que restan seguimos así creo que podemos ir a por el asalto del Sub40' en Bombers 10K pero hay que seguir trabajando ya que esta claro que sin sufrimiento no hay recompensa. 



Postdata: Este crono a tenido premio: Sesión de sauna e hidromasaje... Eso si, antes 1000 metros de series y técnica en piscina, el debut en triatlón esta a menos de un mes. Moltes gràcies Carles Sánchez per les fotografies. 

domingo, 23 de marzo de 2014

Crónica 3ª Badalona Running

Una semana es lo que hemos tardado en ponernos de nuevo unas zapatillas de correr (Si se le puede llamar descanso) pero no unas zapatillas cualquieras sino las voladoras New Balance RC1400V2 que se estrenaban en una carrera oficial de 10K aunque hoy de volar nada, tocaba buscar sensaciones post-maratón de Barcelona. 

10K por las calles de Badalona en el primer test de 10 kilómetros desde el pasado 19 de enero en la cursa del Barrio de Sant Antoni, aunque la carrera de hoy no estaba marcada en el calendario, pero oye... Que te ofrezcan un dorsal gratuito habrá que aprovecharlo ¿no?

Por unas horas hemos pasado de ser Jordi a Alberto, esa sensación de

 "Eres tu, fíjate tu, eres tu y dices pues soy yo, no voy a ser yo" 


Siendo Jordi o siendo Alberto el objetivo como e comentado antes era buscar sensaciones, tenía el virtual partner (Marcador de ritmo) activado en mi Garmin a 4'04" el kilómetro como referencia porque tengo muy claro que pocas liebres o ninguna voy a seguir a partir de ahora si no son de confianza, hasta que transcurridos 200 metros desde el inicio de la prueba oigo "¡¡Jordi!!" Era Salva el cual estaba haciendo de liebre a Montse, en ese momento sin tener plan B lo he activado, ¿dicen que la unión hace la fuerza no? Pues los dos nos hemos puesto a tirar de Montse, Objetivo 4'30" el kilómetro para conseguir el Sub45'.

El paso por el primer kilómetro casi como aquel que dice lo clavamos 4'31" al igual que el segundo donde pasamos con un 4'28" todo lo que pudiéramos ganar en estos primeros kilómetros nos servirían para aquellos kilómetros que miraban hacia arriba.

Al paso por el kilómetro 3 marcamos un 4'18" y nos encontramos una grata sorpresa, un Red runner en modo fotógrafo, era Francisco, el cual nos inmortalizo con esta instantánea a Salva y a mi, Montse empezaba a quedarse un poquito atrás. 

En el kilómetro 4 bajamos un poco el ritmo para que pueda de nuevo unirse a nuestra estela igualmente vamos bien y clavamos un 4'30" pero a partir del kilómetro 5, 6, y 7 correspondientes a los más verticales de la prueba los tiempos no salen y perdemos todo lo ganado en los primeros.

Seguimos perdiendo en el kilómetro 8 y 9 entre 8 y 10 segundos aunque con los ánimos que le transmitimos desde la mitad de la prueba tiramos el último kilómetro a 4'17" aún así solo nos han separado 47" del Sub45' a modo personal me podido regalar los últimos 
100 metros a 2'33" ¿Era necesario? No, lo se, pero me apetecía, sino que se lo pregunten a un fotógrafo de meta que al verme pasar a hecho el gesto de "Donde vas, no me da tiempo".

En total 45'46" con muy buenas sensaciones después de la maratón de Barcelona, así que podríamos decir que volvemos a estar de pie (si se puede decir que nos hubieramos caido alguna vez) y con las pilas cargándose, y que seguirán hasta la cursa de bombers donde daremos lo máximo para conseguir ese Sub40' un poco justo pero oye... 

"Qui no arrisca no pisca"

Próxima cita de aquí una semana en el barrio de gracia, en la 3ª edición del 10 blaus, primer test en calidad con la intención de clavar los kilómetros a 4'04" de cara al Duatlon de Girona y el objetivo principal que no es otro que la Cursa dels bombers el 13 de Abril.



Posdata: Lo que tenia que ser un domingo de relax, se ha convertido en un Duatlon, 10K de correr + 32K de bicicleta, mañana a nadar un poquito bastante

lunes, 17 de marzo de 2014

Crónica XXXV Maratón Barcelona

Poco pude dormir esa noche, nervios, impaciencia, ilusión... una mezcla de todo, ya había tenido citas de este tipo pero seguramente seria por encontrarme por primera vez cara a cara con ella, era la que mas motivación me daba, la de correr una maratón en casa.

No deje ni que sonara el despertador a las 4:30 de la mañana tocaba coger fuerzas porque una cita así lo requería, después las mejores galas me esperaban encima del escritorio preparadas la tarde anterior y como si de un ritual iban formando parte de mi como si de una armadura de gladiador en forma de tejido se tratara.

A las 8:30 de la mañana allí estaba, puntual a la cita esperando al dorsal 4435 en el segundo cajón, después de haber esperado un año a que se produjera este momento, comenzaban 42,195 kilómetros que nos llevarían al mismo lugar de partida Av. Reina María Cristina.

Los primeros 7 kilómetros fueron de sensaciones tal y como tenía previsto, justo a la altura del hotel Princesa Sofía escuche "Venga que acaba aquí la subida" era la liebre de Sub3h15' el guión se estaba escribiendo a la perfección. 

Seguramente fue un error seguir a la liebre, que a mi modo de ver iba pasada de vueltas cuando tenia que marcar 4:37 por kilómetro ¿Sería un aliado de la maratón en contra de mi para vencerme? Solo hace falta ver los parciales que llegue hacer con ella desde el kilómetro 7 hasta el Kilometro 14.

En ese punto tome la decisión de que no podía seguir su estela y empecé la aventura en solitario, cara a cara contra ella, una aventura que duraría así hasta el final. 

Llegamos a Avenida Meridiana se me hizo amena de ida y de vuelta, en ella estaba la primera recarga de energía como sí de un avituallamiento  extra en forma de ánimos se tratara, mis tíos, mi prima y sus hijos de los cuales no pude apreciar este mensaje de ánimo:

Seguramente me hubiera dado un plus, pero estaba tan concentrado que mi única frase fue hacia mi tío diciéndole "Hace mucho calor" y sólo nos encontrábamos en el kilómetro 22 entrando a escena poco a poco uno de los peores aliados en la cita, la calor. 

Calor que iba pesando cada vez más y más y más, se estaba convirtiendo en una travesía por el desierto por las calles de Barcelona, así que una sombra cotizaba a la alza como ocurrió en Rambla Prim donde nos hemos puesto a correr por el carril bici por tal de convatirla, en ese punto empezaban a caer las primeras víctimas del muro sin previo aviso. 

Entrábamos en Diagonal, donde aquí llegaría mi sentencia, más exactamente en el kilómetro 29 no en forma de muro, sino, más bien en forma de muralla China, seguir a la liebre y sobretodo la calor marcarían el guión de un golpe de calor anunciado.

Llegados a este punto tocaba planear algo que no estaba previsto, así que me marque hacer estos 13 kilómetros que faltaban por parciales de 2,5 kilómetros, vamos donde había un avituallamiento, así hasta el final, estaba claro que la cita ya tenía vencedor y ese no era yo sino ella y su aliada, la calor, aunque en ningún momento se me paso por la cabeza tirar la toalla, llegaría a la meta si o si.

Las piernas iban tirando y me respetaban sin rampas, aunque un poco cargadas, el único problema real era la calor, así que llegar a cada avituallamiento era como recoger una pieza del puzzle que formaban el arco de llegada.

Tal como comente unos días antes en una foto "Si llegaba vivo al kilómetro 36 solo necesitaría un empujón de los míos" en este caso mis padres, que allí estaban con sus pancartas animándome, con un solo gesto mi madre me entendió a la perfección de que no, de que hoy no era el día, les conté como me planteaba los 6 últimos kilómetros y acabe diciéndole "Cuando Llegué te envió un whastapp tranquila que estoy bien, voy tirando" 

Una vez pasado el Arco de triunfo la marea humana hasta el final era impresionante, la gente sabía que estaba pasando un mal rato y no les costaba soltar un "Vamos campeón" "Som-hi Jordi que aixo ja ho tens" lo cual era de agradecer, como también lo eran los avituallamientos y sus voluntarios generosos, que sí agua, Powerade,  frutos secos, naranjas, plátanos, vamos, me puse como sí de un buffet libre maratoniano se tratara. 

Y por fin llegamos al punto de partida,  punto al cual estaba deseando que llegara, sin duda pase los peores kilómetros de mi vida corriendo, en ese punto ya se encontraban familiares y amigos extrañados de que no llegara y a los cuales les hacia el mismo gesto ese que habla por sí solo sin decir nada.

En total 3h50'10" invertidas en cruzar la línea de meta para ser por 4 vez Finisher en tan solo 169 días, o como dicen algunos una locura de las grandes, si sí como leéis desde el 29 de Septiembre de 2013 hasta ayer, 16 de Marzo de 2014.






Después de la maratón vino otra, la de llegar a casa, faltó nada y menos para desplomarme, estaba realmente aturdido con la vista nublada y sin fuerza, sin duda lo que me venció fue el golpe de calor y no la maratón en si. 

Llegados a este punto toca sacar conclusiones de lo sucedido y ser crítico con uno mismo, de las "pájaras deportivas" también se aprenden y ayer me lleve una gran lección al estilo libro gordo de Petete y más con la frase de Víctor que me ha hecho reflexionar y que fue como la profecía de lo que horas después sucedería:

"El día que te dediques a entrenar una sola carrera mejorarás tiempos"

Hoy valoro mucho más lo conseguido hace 3 semanas en la Maratón de Sevilla y es que a veces las ansias de mejorar el crono nos hacen no disfrutar lo suficiente del trabajo realizado.

Con la maratón de Barcelona cierro un ciclo e inicio una nueva etapa deportiva en mi vida en forma de duatlones y triatlones dicen que la vida son señales, creo que ayer realmente recibí una de ellas que marcara un antes y un después deportivamente hablando donde habrá que ser más selectivo, podríamos decir que mis bravas pasarán a ser de categoría Gourmet pero con el mismo objetivo que unas simples, superarme, sin olvidar jamas que correr me enseño ayer una gran lección y que me tiene que enseñar muchísimo más tanto en lo bueno como en lo malo.

Toca descansar... no es que me encuentre mal ni desanimado pero creo que será lo mejor y si la calor ayer me pudo pues habrá que aprovecharla 



"Si no puedes con tu enemigo, únete a él" 
Postdata: No tengas ninguna duda que nos vemos de nuevo el año que viene, me has vencido, pero no significa que me halla rendido.