martes, 1 de diciembre de 2015

Crónica 38ª Maratón San Sebastian

("Lo que vas a leer a continuación es aquello que no se debe hacer...

520 kilómetros y llegábamos a San Sebastián, atrás quedaban 21 días preparando un maratón, una de esas locuras que se presentan pocas veces pero bien merecen una oportunidad y tras esos 21 días llegaba el momento de tirar de cabeza durante los 42,195 kilómetros, así que mas que nunca era el día del "tira, tira, vamos, vamos..." 


Nos esperaba una nueva lección mas para la vida, junto a los nervios previos que siempre impone la prueba reina y el frío que nos hacía recordar como si iniciáramos la conquista de una cima, por delante unas horas, en teoría, inferior a 3h10' con la mejor terapia que decidieron llamar en su día correr. 

09:00 de la mañana, nos convertíamos en el dorsal 1462 entre los 3.500 participantes en la distancia, un objetivo, un motivo, una superación, una dedicatoria, a partir de ese momento girar la cabeza hacia atrás seria un error, de esta manera iniciábamos una expedición en solitario, con nuestro ritmo o mejor dicho a nuestro ritmo, asumiendo plenamente la toma de decisiones, que en el fondo le otorgaba un compromiso especial, un auténtico ejercicio de sinceridad absoluta a cada kilómetro recorrido.


Inmersos en carrera nos acercábamos al kilómetro 5 esa primera toma de contacto aun en busca del ritmo de carrera que nos dejaba a su paso un tiempo de 22'31" algo mas lento de lo previsto pero nada preocupante, nuestra concentración era máxima, no existía nadie mas que el asfalto, nuestras piernas y nuestra cabeza con su banda sonora que nos llevaba al kilómetro 10 justo delante del paseo de la concha en 44'05" recuperando esos segundos y estando nuevamente en los tiempos previstos.

Llegaríamos a la hora de carrera superando ya el kilómetro 14 tocaba pasar el primer parte en forma de gel, como si hubiéramos llegado al primer campamento base, nuestras sensaciones se mantenían intactas, incluso arañando segundos al crono aunque no era momento de asumir riesgos ni mucho menos quedando lo que quedaba, lo que sabíamos claro que nos la jugaríamos.

Con media maratón en nuestras piernas y en nuestra cabeza, tocaba encarar un "deja vu" esa segunda vuelta de que aquello lo habíamos vivido hace 1h32'16" y en la que restaban 21,097 metros para regresar nuevamente al mismo punto donde nos encontrábamos, un volver a empezar de 0 por llamarlo de alguna manera. 

Kilómetro 31: "Todo ok"

Con dos horas de carrera las sensaciones eran buenas, así que era el momento de tomar el segundo gel que nos ayudaría afrontar mejor el momento psicológico, la barrera del kilómetro 30, momento de tirar mas que nunca de cabeza y el encuentro llegó... hasta aquí nuestros ensayos de 21 días con un tiempo de 2h12'30" los 12 kilómetros restantes podían simular como caer por la grieta de un glaciar, en el olvido, sin que nada ni nadie nos pudiera rescatar, así que enfrentarse a la situación, ser maduros, tirar de cabeza y no darnos por vencidos como hacemos día a día, sería nuestro diario de ruta camino hacia la cima, llamada Anoeta. 

Todo o nada, 12 kilómetros en los que nos dijimos "Hasta aquí hemos llegado y es el momento de arriesgar" Tirar en solitario no iba a ser nada fácil aunque lo fácil hubiera sido quedarnos como estábamos pero no merecía la pena, así que con una mezcla de rabia, euforia y sin ningún tipo de molestia... Tocaba ¡¡¡Tirar Tirar y tirar!!! y de eso ya tenemos un máster en la vida, desde ese instante ningún corredor fue capaz de aguantar nuestro ritmo de carrera y con ello llegábamos al kilómetro 41 con tres horas exactas el sub3h quedaba a tiro pero no era el objetivo.

Kilómetro 39 "Poco me faltará para el Sub3"
Restaba 1 kilómetro y los míticos 195 metros, los que se dice que se corren con el corazón... tocado, pero con el corazón, entrábamos en Anoeta recorriendo esa pista de atletismo que tantas veces hemos podido ver por televisión como si se tratara de los créditos finales de una película que acabábamos de escribir y que nos ha llevado a la cima mas alta conseguida hasta la fecha, nuestra mejor marca personal. 

Situaciones imposibles de describir y que solo se pueden vivir, experiencias que te hacen mas fuerte, mentalizarte durante 03h04'25" y lo mas importante te hacen madurar aun mas y es que un maratón no deja de ser la vida resumida en unas horas, una auténtica montaña rusa, donde durante 21 días lo hemos dado todo sin podernos exigir nada mas, como lo hacemos cada día en nuestra vida real que pronto cambiará. 


 ... Aunque si verdaderamente aprovechas las oportunidades, habrá merecido la pena arriesgarse")

domingo, 11 de octubre de 2015

Crónica Spartan Race Super

Tira tira tira, vamos vamos vamos, no, no es el típico grito espartano lo sabemos, sino, el que nuestra cabeza tenia y tendrá como banda sonora estos días y quien dice días, dice meses, meses complicados.

Tocaba licenciarse en el oficio Espartano, no llegábamos en nuestro mejor momento en todos los aspectos pero había que hacer de tripas corazón y tirar tirar y tirar por uno mismo. 

A las 11:00 daba inicio nuestra tanda junto con otros 298 Espartan@s mas uno muy especial, por delante 13 kilómetros de Trail running del cual soy muy fan como algunos de vosotros ya sabéis junto con mas de 20 obstáculos con el objetivo de 0 burpees (penalización por no superar un obstáculo). 

Si existe una palabra que defina la prueba es barro en forma de piscinas de colacao para unos, nesquik para otros eso si con un sabor peculiar y cuando mas barro mas guarro y cuando mas guarro mas espartan@, esa seria la tendencia, el problema vendría al pasar por la ducha, aquí se demostraba quien era el auténtico espartan@ con los alfileres de agua fría que salían. 

Al final cayeron "60" burpees correspondientes a la jabalina y a la cuerda que pasaba a ser oficialmente el obstáculo de una master class de burpees donde todos pasábamos por la piedra para finalizar la prueba saltando las brasas que nos otorgaban ser un auténtico espartan@. 

Otra prueba superada, aunque...

"Existirá aquella que tanto quieres conseguir y que hace unos años intentaste, que hasta hace dos días tuviste pero no llegaste a conquistar, por ella, seguiremos luchando porque realmente siento que merece la pena".

lunes, 5 de octubre de 2015

Crónica Correbarri

Segundo intento de sub38' después de la cursa de la Mercè aunque esta vez la confianza era mayor, tanto por las series marcadas esa misma semana, como por el circuito que nos íbamos a encontrar, todo hacia pensar que era el lugar, el día y la hora para conseguir el objetivo.

Se levantaba una mañana perfecta de aquellas en que el sol te cede todo el protagonismo a falta de que nuestras piernas y nuestra cabeza respondieran en esa estrategia conservadora de menos a mas dividida en 2 bloques de 5.000 metros.

A las 09:00 de la mañana daba inicio la prueba sin ninguna referencia visual al alcance, nos esperaba una travesía de 10 kilómetros en solitario.

Llegábamos al primer 5.000 con un tiempo de 19'10" con una media de 3'49" la parte mas conservadora había llegado a su fin, tocaba recuperar esos 10" que hacían que los números no salieran.

10" que empezaban a pesar como una losa en los que nos veíamos incapaces de recuperarlos y es que el tiempo como en la vida pasa muy deprisa y cuando queremos reaccionar ya es demasiado tarde.

Nuestra sentencia llegaría en el kilómetro 7 tampoco era el día, la hora, ni el lugar del sub38' así que tocaba un cambio de plan no previsto conseguir rebajar esos 38'34" de nuestra mejor marca aunque en cada zancada era menos accesible marcando el segundo 5.000 con un tiempo de 19'32" y una media de 3'54".

Las matemáticas son exactas mientras que nuestra cabeza y nuestras piernas no lo habían sido, ni sub38' ni mejor marca personal, nos vamos con un 38'42" y una 4 posición en el distrito de Ciutat Vella.

Volvíamos a cuchillo y el cuchillo se quedo sin sierra, solo nos servio para untar la mantequilla, no hay mas realidad que la que acabamos de decir, así que tocará afilarlo nuevamente e intentarlo las veces que hagan falta porque...

"Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener en la vida"

martes, 22 de septiembre de 2015

Crónica Matagalls / Montserrat 2015

Cuando te planteas realizar la travesía matagalls montserrat, estas firmando contigo mismo un contrato interno de 81,4 kilómetros con el que te comprometes a realizarlos en menos de 24 horas. En ese momento tu respuesta es un si rotundo pero todavía tienes que esperar a un sorteo previo y cuando este sorteo te dice que eres uno de los afortunados te reafirmas en tus principios, de en que nada en la vida sucede por casualidad.

A medida que van pasando los días y va acercándose la fecha te preocupas de que no falte de nada en la mochila y llega ese momento, ese día, las 16:27 por delante esos 81,4 kilómetros que firmaste en su día y que el destino te brindó de realizar.

Muchas ganas, junto con una mochila desbordada de ilusión y 24 horas por delante en unos primeros kilómetros de tanteo, marujeo de dorsales y unas primeras horas que pasan rápido mientras la luz del sol va atenuándose dando entrada a la noche.

Llega la noche y con ella la oscuridad junto con una invitada de excepción, la niebla, que hace que mas bien parezca una expedición hacía el Everest sin la sensación térmica de frio y la nieve convertida en forma de piedras.


Llegas a la mitad de la travesía, toca hacer la función inversa, bajar esos kilómetros hasta llegar a Montserrat. Las horas pasan, la noche pesa en forma de cansancio y sueño junto con esa sensación de no saber lo que te rodea, por donde estas realmente y solo ver la luz de tu frontal, dan muchos instantes y cosas que pensar todo deseando que las primeras horas de luz te regalen el mejor escenario posible, Montserrat delante tuyo.

Esas primeras horas de luz llegan acompañadas de niebla que sigue presente y sin Montserrat delante, tras15 horas en tus piernas que convierten los metros en kilómetros y los kilómetros en millas pero hay que seguir, ya en Monistrol de Montserrat el GPS se queda sin batería, tenia que ser en ese preciso punto como si alguien dijera "a partir de ahora sabes el camino a la perfección y toca demostrarlo" esos últimos 3,2 kilómetros pondrían punto y final a la travesía.

Sin duda la parte mas dura pero también la mas gratificante, ver como te adentras en la montaña todo mirando al horizonte de donde vienes mientras te cruzas con gente que deja atrás tu meta que estas a punto de lograr. Unas últimas escaleras que son el colofón como si de una metàfora se tratara:

"Quien quiere llegar a lo mas alto tendrá que subir hacia la cima, una lección que te da la vida, de que eres capaz de ello y de lo que te propongas porque siempre tenemos fuerzas aunque a veces no sabemos ni de donde salen".

81,4 kilómetros en las piernas en 20h20'43" aunque el tiempo esta vez es lo de menos, la satisfacción de llegar donde tenias previsto desde aquel día que te comprometiste no te la quita nadie:

"Jodidos pero jamas hundidos"

Crónica Cursa de la Mercè

"El año que viene te queremos en este cajón, en el Sub40" esta frase marcó la edición de 2014 y sí, cumplimos, un año rascando segundos al crono para esta vez encontrarnos en él, aunque el objetivo esta vez era convertir esos 40' en Sub38'. 

Llegaba el primer intento, no en nuestra mejor versión aunque esto no lo decidimos, las cosas vienen como vienen y hay que enfrentarse a ellas, así que había que intentarlo para no quedarnos con el gusanillo.

A las 9:30 de la mañana daba inicio la prueba, si todo iba según lo previsto a las 10:08 nos encontraríamos en el mismo punto aunque con 10 kilómetros en nuestras piernas y a ser posible con sonrisa de oreja a oreja.

Inicia la carrera el primer kilómetro se iba a convertir en el mas incomodo de correr, así que junto a Carlos decidimos no perder de vista la liebre de Sub37' marcando un 3'36" ganando algunos segundos al crono, llegados a Gran vía con la carrera mas estirada se trataba de coger un ritmo más llevadero (3'46" / 3'39" / 3'43") hasta llegar a Paseo de San Juan que nos llevaría al primer 5.000 en 18'40" consiguiendo de esta manera nuestra MMP en la distancia.

Nos encontrábamos con 20" de margen para afrontar el tramo final de Avenida Paralelo y conseguir el Sub38' pero nuestra cabeza entro en modo pájara y cuando la cabeza no tira las piernas mucho menos, así que iniciábamos una nueva carrera y lo peor de todo en solitario.

Salvamos el kilómetro 6 con un 3'48" para iniciar mitad de Ronda San Pedro junto Ronda Universidad y Calle Sepulveda con unos ritmos de 3'54" / 3'53" que hacían perder todo intento de conseguir lo que hacía solo dos kilómetros era viable.

Quedaba un ultimo intento de recuperar esos segundos en Calle Viladomat pero la cabeza seguía sin estar y esos segundos se convirtieron en un losa en forma de 3'49" que a posteriori se transformaron en un auténtico muro al paso por el kilómetro 9 en Avenida Paralelo, junto con 4' clavados que nos llevarían a marcar este segundo 5.000 en 20'15".

En total 38'55" (188 de la general) llegando a las 10:09 al punto de partida y esa sonrisa prevista se convirtió en un principio de mareo que por suerte se quedo hay en un principio, sensación que nos quedamos vacíos y apenas sin tirada. Situaciones así te hacen pensar y valorar lo que uno consigue, el hecho de haber estado hay a valido la pena, siempre queremos mas y a lo mejor esté tarda o no llega nunca, perdiendo la oportunidad de disfrutar de lo conseguido en su día que valorábamos y ahora no.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Crónica Cursa Barça

"Nueva temporada, nuevos objetivos" con este propósito iniciábamos el curso 2015/2016. Si la semana pasada en Ripollet dábamos el pistoletazo de salida era hora de entrar en materia en un mañana gris que esperábamos no influyera en nuestras piernas para realizar un buen primer test en la II edición de la Cursa Barça. 

Un total de 3.143 corredores tomaban la salida a las 09:00 de la mañana, por delante 10 kilómetros, el primero de ellos cuesta arriba y a estas alturas de temporada no es nada agradable empezar de esta forma, por suerte el kilómetro que transcurría por Av. Doctor Marañón se resumió en 3'54" para iniciar 3,5 kilómetros favorables.

Llegábamos al primer control situado en el kilómetro 2,5 con un tiempo de 9'33" corriendo con cabeza de carrera femenina, tocaba tirar de cabeza y es que el ritmo que estábamos llevando posiblemente nos pasaría factura en la parte final de carrera (3'38" / 3'45" / 3'42") así que ese ritmo llegaba a su fin en el kilómetro 3 aun restando por delante 1.500 metros favorables.

Superado el kilómetro 5 con un tiempo de 19'10" pasábamos el momento mas delicado de carrera, tirando en solitario hasta llegar al kilómetro 7 momento que nos hemos unido a un corredor pasando por el tercer y ultimo paso de control (kilómetro 7,5) con un tiempo de 28'56".

Restaban 2 kilómetros nuevamente en solitario en los que había que mantener esos 3'48" constantes ya divisando por ultima vez el Camp Nou, en un último kilómetro que se convertiría en una serie de 800 metros por el exterior del estadio cruzando la línea de meta en 38'57" (62 de la general y el 37 Senior).

El objetivo de carrera estaba cumplido aunque la diferencia entre la media oficial y la media de nuestro reloj tenia un diferencia de 5" como resultante que los 10 kilómetros han sido mas largos de lo normal, aun así, buen test para el primer examen oficial de la temporada llamado Cursa de la Mercè con un objetivo en mente, el Sub38'.

martes, 1 de septiembre de 2015

Crónica XXXVII Cursa de Ripollet

Primer día escolar del runner en la vuelta al asfalto, iniciábamos el curso 2015/2016 en la XXXVII Cursa de Ripollet, 10 kilómetros con sabor a la típica redacción que todos algún día hemos realizado, de como habían sentado las vacaciones al cuerpo y sobretodo a las piernas después del parón.

iba a ser una redacción de aquellas puñeteras donde se escondían subidas y bajadas con falsos llanos multiplicados por dos y mas si le sumamos que no teníamos referencias visuales de lo que nos depararía.

Colocados debajo del arco de salida y ver la pendiente que había que afrontar era síntoma de que empezábamos bien cuesta arriba la temporada, con 10 minutos de retraso dio inicio la prueba en un primer kilómetro que aun deparaba otra sorpresa al primer giro de izquierdas con otro repecho mas corto aunque mas pronunciado para como aquel que dice finalizar el kilómetro a 3'54".

Iniciábamos el segundo kilómetro con la lógica del "todo lo que sube baja" y que realmente no fue así aunque nos encontrábamos en la parte más favorable del circuito junto con un ritmo de carrera bastante rápido que nos llevo a completar dicho kilómetro a un ritmo de 3'37".

El tercer kilómetro nos llevaría a la zona del polígono industrial de Ripollet donde el sol hacia acto de presencia sin poderlo evitar, por suerte solo fueron 500 metros antes de iniciar nuevamente un repecho que nos llevaría al inicio del kilómetro cuatro un largo y falso llamo camino del primer paso por linea de meta.

Superada la primera vuelta con un tiempo de 19'31" y según lo previsto con Carlos fue momento de levantar el pie del acelerador y encarar la segunda vuelta a unos ritmos más tranquilos, la combinación de cansancio en forma de jet lag más la falta de entremos durante esos días hacían que el cuerpo no estuviera preparado para repetirlos completando los segundos cinco mil metros con un tiempo de 20'34".

Un 40'05" que nos dejo en la posición 32 de la general y el 11 de nuestra categoría que tras el parón vacacional y por la exigencia del recorrido quedábamos satisfechos ya con la mente puesta en el 13 de Septiembre donde intentaremos el primer Sub38' en la Cursa de la Mercè.

lunes, 20 de julio de 2015

Crónica Triatlón De La Vila

Las Skoda triathlon series llegaban a la ciudad condal después de pasar por Madrid y Castellón habiendo disputado en la segunda la modalidad olímpica con el dorsal 7, esta vez nuestro dorsal en casa seria el 8 en este triatlon sprint por donde solemos entrenar habitualmente.

Por delante nos esperaban 750 metros en aguas abiertas donde el uso del neopreno estaba prohibido a causa que la temperatura del agua se encontraba en ese momento a 26° seguidos de 19 kilómetros de bicicleta para finalizar la prueba con 5 kilómetros de carrera a pie.

A las 08:00 de la mañana sonaba la mítica bocina náutica dando inicio la prueba y el sector de aguas abiertas junto con la primera ola de salida, como si de un sálvese quien pueda todos al agua camino de la primera boya amarilla en unos primeros metros complicados de nadar incluso por el exterior, llegándomos a detener por completo unos segundos y es que lo que estaba sucediendo en forma de golpes por todos lados no era normal.


Superada o mejor dicho salvada la primera boya poníamos rumbo hacía la segunda, recuperando sensaciones de aquella manera pero dando por perdido el sector, completando los 750 metros en 15' clavados, cosa que no entraba para nada en nuestra lucha personal contra el crono y mucho menos en nuestros planes de finalizar la prueba en 1h05'.

Como si de un sprint final de carrera se tratara, poníamos rumbo hacia la T1 en una primera transición marcada por la falta de bicicletas en boxes, síntoma evidente que la natación había sido un desastre en toda regla.

Las intenciones  y el objetivo al inicio del sector ciclista eran bien claras y sobretodo visuales, atrapar al grupo que se encontraba aproximadamente a medio kilómetro, iniciar esta captura en solitario sería difícil pero no imposible, por suerte mientras los intentábamos escuchamos un "vamos a por ellos" gracias a ello en menos de 1 kilómetro neutralizamos dicho grupo.

No había momento para la relajación, había que aprovechar la velocidad que nos daría estar en él durante las 2 vueltas al circuito, intentar atrapar otro grupo delantero seria complicado, aun así la velocidad llevada durante los primeros 10 kilómetros era buena con lo que lo mas probable es que fuéramos acercandonos a ellos.

Al inicio de la 2 vuelta dicho grupo se rompió e iniciamos una escapada de tres aumentando el ritmo y neutralizando algún que otro ciclista descolgado, con media cabeza pensando ya en los 5 kilómetros de la carrera a pie finalizando el sector ciclista con una media de 42,7 Km/h y con un tiempo de 28'06".

Tocaba el tramite de la T2 antes de iniciar la carrera a pie, para nosotros el postre de la prueba, lo mas bueno y lo mas dulce con la recompensa en forma de meta y lo que se encontraba en ella, pero antes había que sufrirlo y cumplir si o si el objetivo marcado: Correr por debajo de 4' minutos el sector por tal de salvar por decirlo de alguna manera el crono de la prueba.

Después de un primer kilómetro a 3'53" y pasar antes por delante del arco de meta el cual marcaba 47' y pico la 1h05' no era viable ni en nuestra mejor versión run, así que en el kilómetro 2 nos clavados en los 4' seguramente el sobre esfuerzo realizado encima de la bicicleta estaba empezando a pasar factura aunque en el kilómetro 3 volvimos a recuperarnos un poco para marcar un 3'55" mientras que en los dos kilómetros restantes nos quedamos clavados nuevamente en los 4' aunque cumpliendo el objetivo del sector, completándolo en 19'57".

De esta forma finalizamos nuestra segunda participación en este triatlón con un tiempo de 1h06'48" mejorando el crono de la pasada edición donde obtuvimos 1h09'46" pero sin alcanzar el objetivo marcado para la prueba la 1h05' donde un mal sector en aguas abiertas y mas en una distancia sprint te deja sin apenas capacidad de reacción para recuperar el tiempo perdido en los dos sectores siguientes.

Aun así hay que sacar aspectos positivos saliendo del agua en la posición 381 y finalizando la prueba en la posición 106 aunque siempre quedara en el aire el "Y si hubiéramos cumplido en el primer sector..." Respuesta que intentaremos dar la temporada que viene donde lo mas probable sea el único sprint de toda la temporada 2016.

Toca cambiar de distancia en la penúltima prueba de la temporada en Tarragona con la disputa el 8 de Agosto de la cuarta prueba de las Skoda Triathlon Series en la modalidad olímpica donde hay que seguir mejorando, aprendiendo y sobretodo disfrutando de cara al Ironman de 2017.

lunes, 6 de julio de 2015

Crónica VI Triatlón Ciudad De Castellón

Volvíamos a Castellón desde aquel 7 de Diciembre de 2014 donde obtuvimos nuestra mejor marca personal vigente en maratón, esta vez el motivo era diferente aunque pasear nuevamente por el parque Ribalta, zona de meta compartiendo la experiencia vivida ese día añadía un plus de motivación para encarar nuestro primer triatlon fuera de Cataluña, exactamente el VI Triatlón ciudad de Castellón correspondiente a la segunda prueba de las skoda triathlon series.

Con el 7, nuestro número preferido como dorsal, nos esperaban 1.500 metros de natación / 40 kilómetros de bicicleta / 10 kilómetros de carrera a pie correspondientes a la modalidad olímpica junto a otros 497 triatletas.



A las 8:00 de la mañana daba inicio la prueba en el primer triatlon de la temporada sin neopreno, debido a que la temperatura del mar se encontraba a 25,6º grados junto con un oleaje un poco molesto, 2 vueltas de 750 metros cada una, donde no faltaron los típicos golpes y los cruces de triatletas perdidos en busca de alguna referencia. Las sensaciones en el agua no fueron las esperadas desde el primer momento y así lo corroboran los 35'41" al final del sector, aun así los 1.500 metros se convirtieron en 2.000 metros para todos los participantes.

Concluida la T1 no había excusa para no intentar mejorar nuestra mejor marca en la distancia, tocaba sacar nuestra mejor versión en los dos sectores restantes para intentar recuperar el mayor tiempo posible perdido.

Un sector de ciclismo que presentaba un circuito muy rápido y con dos grandes rectas para completar las 4 vueltas de 10 kilómetros que permitieron coger velocidades punta de 51 km/h  gracias a una buena grupeta formada que hacia que el aire en contra fuera un mal menor, así que era de vital importancia no descolgarnos de ella y mantenernos en el grupo, solo de esta forma podríamos recuperar el mayor tiempo posible, completando los parciales de 10 kilómetros en 15' aproximadamente cada uno, consiguiendo bajar de la hora en el sector, con un tiempo de 59'10".


Inmersos en la T2 visualizamos que el tiempo recuperado era importante por las pocas bicis que se encontraban en boxes, así que continuábamos esa carrera contra el crono en nuestro sector mas fuerte, la carrera a pie, 4 vueltas de 2,5 kilómetros que no dejaron de ser una constante de adelantar corredores, añadiéndole el aliciente de ir a por mas deseando que llegara el momento de encarar la recta de meta tras pasar tres veces por delante de ella.

Ultima vuelta y ya en mente esa moqueta verde, momento de olvidarse del crono, dejar de pensar con la cabeza para dejar actuar al corazón, no venia de parar unos segundos, la meta se encontraba unos metros mas atrás, era nuestro momento en este triatlón, antes de cruzar linea de meta oficial después de concluir el sector de carrera a pie en 38'24" el crono se detenía con un tiempo total de 2h16'54" finalizando la prueba en la posición 56 de un total de 405.

No conseguimos mejorar nuestra mejor marca personal en la distancia seguramente el primer sector nos paso factura, aun así nos quedamos con la capacidad de reacción en los sectores siguientes quedando claro que "No es como empieza sino como acaba" la mejor filosofía a seguir y ponerla en practica el próximo 19 de Julio en la tercera prueba de las Skoda triathlon series, donde disputaremos el Triatlón de la Vila en la modalidad Sprint, con el objetivo de mejorar el crono obtenido en la pasada edición 1h09'46" en esta prueba de explosión máxima y con las ideas muy claras para conseguirlo.


lunes, 22 de junio de 2015

Crónica Garmin Barcelona Triatlón 2015

Si algo quedará en el recuerdo de la pasada edición 2014 es la frase:
"Nos vamos para casa" 
lo teníamos muy claro, después de aquel diluvio acompañado de aparato eléctrico era de muy imprudente realizar la prueba, así que nuestro debut en la distancia olímpica quedaría en un simple intento después de meses de preparación, pero una hora mas tarde llego la calma donde pudieron mas las ganas finalizando la prueba en 2h17'40".

Llegamos a la edición 2015 la cual presentaba pocos cambios respecto a los recorridos de la edición anterior, por delante 1.500 m / 40 km / 10 km y en nuestra cabeza 2 objetivos, el bomba (Sub2h10') y el realista (Sub2h15')Los nervios de ultima hora eran bien presentes, confiábamos en nuestras posibilidades, capaces de rebajar nuestra mejor marca sin perder el respeto a la prueba, seguramente seria la primera vez en la cual no teníamos claro donde colocarnos de inicio pero no quedaba otra que ir directos a boya si queríamos conseguir el objetivo.

Los primeros 300 metros de camino a la boya de giro se convirtieron en una autentica odisea, nos encontrábamos en medio de todo, así que no quedaba otra que ganarnos nuestra posición en el agua hasta llegar a ella. 

Superada la parte mas delicada tocaban 800 metros en linea recta hasta la próxima boya, aunque para algunos esa recta no la acabaron de visualizar correctamente, interrumpiendo nuestra trayectoria en un par de veces, por suerte solo restaban los últimos 400 metros, una paralela y un arco azul al final como referencia visual ponían punto final al sector.

Nos esperaba una transición bastante larga antes de coger la bicicleta y encarar las 4 vueltas de 10 kilómetros correspondientes al sector ciclista, en un circuito muy rápido, después de una primera vuelta sin apenas coger una grupeta que nos salvara de ese incomodo aire, la segunda nos empezábamos a encontrar cómodos y en grupeta, incluso entablando conversación con un tocayo de nombre y apellido bien bien hasta el final del sector, donde a cada vuelta que pasaba encontrábamos la presencia de mas ciclista significado que podíamos haber dado mas y que los 35km/h de velocidad media no eran suficientes.

Entrabamos en la segunda y ultima transición, seria la segunda vez que visualizaríamos el crono que marcaba 1h30' exacta, los números salían con lo que no podíamos fallar en el sector de carrera a pie, así que sin tener un ritmo previsto de carrera correríamos por sensaciones.

Los kilómetros pasaban, mientras neutralizábamos corredores y en nuestro reloj ese 4'14" el kilómetro se mantenía inalterable, así llegamos al kilómetro 9 momento de visualizar por tercera y ultima vez el cómputo total, 2h10' solo nos faltaban 900 metros para encarar la recta de meta y con el dorsal en mano marcando el numero 7, nuestro numero, logramos parar el crono en 2h13'47" acabando en la posición 142 de 1.207 triatletas de la modalidad olímpica. 

No logramos el objetivo bomba de las 2h10' nos sobró 1 kilómetro de carrera a pie o quien sabe si le hubiéramos apretado un poco mas en el sector ciclista, siempre nos quedaremos con esa duda o mejor dicho esa duda puede tener respuesta el próximo 5 de Julio en Castellon, en el Skoda triatlon Series modalidad olímpica, difícil pero no inalcanzable, aun así bienvenido sea ese Sub2h15'.

domingo, 14 de junio de 2015

Crónica Cursa Bombers 2015

La temporada 2014/2015 a nivel run llega a su fin, iniciada en el mes de Septiembre de 2014 en Mataró y que en total nos deja con 18 carreras disputadas, sin duda, en nuestra mejor temporada run, consiguiendo el Sub39' (38'40") en los 10 Kilómetros y superando nuestras mejores marcas tanto en media maratón (1h27'34") como en maratón (3h10'23") y que podemos fin con la disputa de la Cursa Bombers 2015.

Cambio de recorrido y cambio de horario, estas son las dos grandes novedades de esta edición con salida a las 21:00 desde Plaza España y llegada en Calle Selva de Mar en un circuito homologado con perfil de bajada inicial. 

Llegábamos de la mejor forma posible junto con un punto de motivación extra, después de disputar el challenge Salou (short) del 31 de Mayo, tocaba tirar mas de cabeza que de piernas, el objetivo ir de menos a mas y si nos llevábamos un Sub38' bienvenido seria. 

Después de unos minutos previos de puro postureo por parte de la organización daba inicio la prueba, se hacia extraño encarar paralelo cuesta abajo, esa avenida que en mas de una ocasión nos las ha hecho pasar canutas, se convertía esta vez en nuestra mejor aliada en un Primer kilómetro que aprovecharíamos para deshacernos de aglomeraciones y correr lo mas cómodo posible marcando un 3'43" no era nuestro ritmo de carrera así que poco a poco tocaría volver al ritmo real.

Iniciado Paseo Colon y pasando por el kilómetro 2 con un ritmo de 3'48" el perfil de
carrera dejaba de ser favorable, posiblemente el primer punto de control situado en el kilómetro 2,5 (9'36") dejando atrás el monumento a Colon, daba a entender que a partir de hay empezaba la carrera en si.

Iniciábamos 3 kilómetros sin apenas desnivel que nos permitían mantener nuestro ritmo de carrera, antes de llegar a calle Marina pasábamos por el kilómetro 5 situado a mitad de Calle Sardenya con un tiempo de 19'13" el Sub38' se escapaba por 13" pero había que seguir intentándolo, sin ningún tipo de molestias y sin parar de adelantar todo era posible pero era momento de reservarse bien hasta el kilómetro 7, en Calle Marina un leve viento hacia ser prudente y así lo marcaba nuestro kilómetro mas lento (3'55") junto con el de Avenida meridiana (3'54"). 

Superada la parte mas comprometida de carrera llegábamos al kilómetro 7 momento de sacar nuestra mejor versión posible, y si, nos vino a la cabeza el típico kilómetro 8 que tantas malas jugadas nos ha dado a lo largo de muchas carrera y que se ha convertido en uno mas como muestra el 3'46" que marcamos en él. 


Inmersos en Avenida diagonal solo quedaba un giro de derechas y encarar Selva de mar, una larga recta que recuerda la Cursa dels nassos, aunque esta vez en versión extendida que nos llevaría hasta la linea de meta, en unos últimos 30 metros de subida que apenas notamos, mas bien por tener la mente en dedicar la carrera alguien especial que se encontraba allí y que sin duda, estos 38'34" nuestra MMP hasta la fecha es partícipe de ello.

Finalizada la temporada run de la mejor forma posible, nos centramos en la modalidad de triatlón antes del parón del mes de Agosto para pensar en el Garmin Barcelona triatlon del próximo 21 de Junio junto con el Triatlón de Castellón del 5 de Julio, ambos con un objetivo motivador, el primero superar el crono obtenido en la pasada edición (2h17'40") y en Castellón mejorar el resultado, si este es positivo, de la edición del Garmin Barcelona 2015. 

miércoles, 3 de junio de 2015

Crónica Challenge Salou (Short)

Cumplido el objetivo de la temporada 2015 hace 15 días en Calella con la disputa del Ironman 70.3 Barcelona, toca afrontar nuevos retos, aquellos que nos acerquen a la fecha marcada, ese Octubre de 2017 donde disputaremos en la misma localidad el Ironman 140.6 intentando llevar nuestro sueño a la realidad.

Por delante nos esperan muchas horas de entreno hasta llegar a la meta deseada, haber llegado ha ella sin duda habrá valido la pena, así que nos volvemos a iniciar una nueva andadura camino al objetivo, esta vez en el Challenge Salou Costa Daurada. 

1 kilómetro nadando, 45 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros de Carrera a pie es lo que nos espera en esta prueba denominada short la que tomamos como un test post ironman 70.3 y preparatorio para el Garmin Barcelona triatlón 2015 para bajar de las 2h17'40" de la pasada edición.

Una rara sensación invadía nuestra cabeza, la de ponernos delante sin haber reconocido previamente los diferentes sectores, pero nada podía fallar, ni salir mal si se encontraba la persona indicada a nuestro lado. A las 9:30 daba inicio la prueba en la primera ola de la modalidad short, unos primeros metros de carrera por el agua que nos llevarían a lanzarnos al mas estilo vigilantes de la playa en busca de la primera boya, a la cual llegábamos sin ningún contacto e incluso lo mas ajustado a ella.


La segunda boya se convertiría en toda una odisea a causa del sol, como ocurrió hace 15 días, aunque en esta ocasión ya íbamos preparados con lentes tintadas para que no ocurriera lo mismo, nos costo localizar dicho globo pero gracias al nado paralelo junto a otro participante llegamos a buen puerto. Faltaba encarar la linea de entrada a la playa con la referencia del arco inflable rojo, una linea recta que gracias al estado de la mar y la falta de corrientes marinas pudimos completar en 18'29".

Poníamos rumbo hacia la T1 e iniciábamos el sector ciclista, 45 kilómetros a ciegas que sin duda, se convirtieron en muy pesados a causa de transcurrir por carreteras sin entrar en poblaciones, sumándole además el factor antidrafting donde los jueces controlaban con lupa todos los movimientos irregulares.

Otro factor que marco dicho sector fue el viento, no muy fuerte pero molesto, que hizo que nuestra velocidad no fuera la que teníamos prevista realizar, aun así pudimos salvar el sector de la forma mas decente posible con un tiempo de 1h 42'41".

Pasábamos a la T2 para dejar la bicicleta e iniciar los últimos 10 kilómetros de carrera a pie antes de encarar la entrada a meta, tocaba recuperar el tiempo perdido en el anterior sector, así que nuestra mirada estaba puesta en los dorsales negros y tatuajes del brazo izquierdo superiores a los 1000. Se convirtió en una constante, mas pendiente de adelantar que no del crono, consiguiendo de esta manera hacer el sector mas ameno pidiendo paso cada dos por tres por el lado izquierdo, finalizando las 2 vueltas de 5 kilómetros cada una en 41'16".


Llegaba el momento de pisar la alfombra roja, esa que desde las 9:25 rondaba nuestra cabeza, sabes que te espera tu gente, la que te anima, la que no te deja caer, la que te saca un sonrisa, todo estos aspectos dejan la meta en un segundo plano y que con un abrazo te vuelve a cargar de energía, finalizando la prueba en 2h23'57" en la posición 65 de un total de 281 participantes de la modalidad.  

Podríamos decir que nuestro participación en el short había finalizado pensando ya en el Garmin Barcelona triatlón del próximo 21 de Junio, pero faltaba la llegada de Joaquín, el cual estaba a punto de iniciar su ultima vuelta de la modalidad half, nuestra reacción fue espontánea y sin pensarlo ni un segundo salimos corriendo hacia él para realizar la ultima vuelta juntos.

Tocaba devolver por llamarlo de alguna manera lo que en su día nos hicieron en unas cuantas carreras, acompañar, para que no bajara los brazos, para respirar hondo y seguir hacia la meta marcando el ritmo, dicen que la unión hace la fuerza y es totalmente cierto, es por eso que momentos como estos hacen grande este deporte.

martes, 19 de mayo de 2015

Crónica IRONMAN 70.3 BARCELONA

Llego el 17 de Mayo de 2015 llego el momento, después de tantas horas de entreno las cuales quedaran resumidas si todo va bien en X horas X minutos X segundos en nuestro primer Ironman 70.3 Barcelona catalogado por la propia franquicia como uno de los mas duros del circuito ironman 70.3


Por delante 1.9 kilómetros en aguas abiertas, en la playa de Garbi seguidos de 90 kilómetros de bicicleta, con 3 puertos de montaña que nos llevaran hasta el Montseny pasando por el Collsecreu para regresar nuevamente a Calella y finalizar la prueba con 21,1 kilómetros de carrera a pie realizando dos vueltas entre las localidades de Calella y Pineda de Mar.

Después de una noche sin apenas conciliar el sueño sonaba el despertador a las 04:30, mentalizado, decidido, que tenia que ser un gran día. iban pasando las horas, el inicio de la prueba estaba mas cerca, la concentración llegaba a su estado máximo y llegaba la hora de la verdad las 07:05, daba inicio la prueba, en nuestra mente esos últimos metros de alfombra roja que nos llevarían a cruzar el arco de meta después de recorrer las 70.3 millas.

A ritmo de Uptown Funk de Mark Ronson no lanzamos al agua junto con un "vamos" el objetivo, salida limpia, nadar cómodos y estar entre los 35 y 39 minutos correspondientes a nuestro cajón de Salida. A la practica no podía empezar mejor, salida limpia, sin ningún contacto nadando por el exterior, incluso llegando a la primera boya sin complicaciones y eso que la sensación que teníamos antes de entrar al mar y que lo define visualmente es "la caza del atún" todo eran brazos y aunque parezca imposible salimos inmunes de ello.

Realizados los primeros 850 metros tocaba el retorno, marcado por un sol en alza que dificultaba visualizar las tres boyas restantes por el reflejo en el agua, optando por nadar a estela de otros, un error que nos llevo a confundir la tercera boya con la segunda, he hizo que nos fuéramos hacia una boya inexistente, por suerte, no llegaron a cuatro brazadas encarando la recta de entrada de este sector invirtiendo 38' clavados, nadando cómodos en todo momento aunque recorriendo unos metros de más.


Rumbo hacia la T1, aquí las referencias visuales las teníamos estudiadas del día anterior, así que fuimos lanzados hacia la bolsa para cambiarnos y pasar a buscar la bicicleta situada al final de la barra I mas fácil imposible, aun así el tiempo invertido 4'08" no nos acabo de convencer.  

Ya encima de la bicicleta nos despedíamos de Calella por unas horas camino hacia el Montseny, una subida constante durante los primeros 20 kilómetros que culminarían con el primer ascenso sin apenas darnos cuenta al Collsecreu, momento para recuperar piernas en bajada llegando a Sant Celoni, kilómetro 30, iniciábamos otro ascenso, el más duro, la subida al Montseny, 15 kilómetros que nos llevarían al punto de más altitud de la prueba y que el haber realizado un mes antes nos ayudo a que fuera mas llevadero, controlando lo que nos depararía en todo momento.

Llegados al kilómetro 45, teníamos medio sector en las piernas, ahora se invertían los papeles, lo que habíamos ganado en altitud tocaba descenderlo, en unos primeros 2,5 kilómetros vertiginosos de pura adrenalina que la organización informaba de su peligrosidad mediante un panel informativo llegando alcanzar una velocidad máxima de 57,2 Km/hora. Faltaba el ultimo ascenso este más llevadero desde Vallgorguina nuevamente al Collsecreu con un viento leve en contra que dificultaba un poco mas la subida.

Restaban 20 kilómetros de descenso hacia Calella, donde teníamos previsto llegar sobre las 11:00 y como la precisión de un reloj suizo a las 10:59 entrabamos a Calella, después de 90 kilómetros y 3h13'12" empezábamos a notar el calor de la gente, cosa que no ocurrió a lo largo del sector, donde el único calor existente era el del sol.

Tocaba dejar la bicicleta, en una T2 que tenia que ser más rápida que la primera, dicho y hecho, en 1' estábamos iniciando el sector de carrera a pie en unos primeros kilómetros marcados por el cambio de disciplina junto con un principio de flato que hasta pasado el kilómetro 6 nos hizo bajar el ritmo de carrera. A partir del kilómetro 12 fuimos recuperando el ritmo y mas cuando empezábamos a escuchar y ver gente cercana y familiares que se dirigían hacia meta, donde en menos de 10 kilómetros si todo seguía igual estaríamos con todos ellos.

Antes de que este momento sucediera y de echarnos durante el sector por encima, agua, isotónico, red Bull al mas estilo camiseta mojada a causa del calor, llegamos al kilómetro 17 ya veíamos la montaña de Capaspre, sinónimo de que todo llegaba a su fin. A partir del kilómetro 20 ya no se podía escapar, pisar esa alfombra roja dejaría de ser un sueño para convertirse en realidad, apretando el puño y picándonos el pecho soltando toda la rabia acumulada cruzábamos la linea de meta.


5h 41'00" 



Que jamas olvidaremos, en nuestra primera participación en un Ironman 70.3 cumpliendo las expectativas que teníamos prevista y que muy poca gente conocía (5h30' - 6h) pero el sueño no acaba aquí, continua camino del Ironman Barcelona 140.6 del 2017 aunque ahora toca disfrutar de lo sucedido en esta ocasión y que mejor frase para acabar esta crónica con un "De pequeño superhéroe de mayor Ironman".