lunes, 16 de marzo de 2015

Crónica 37ª Maratón de Barcelona

Cuando observas una linea azul pintada sobre el asfalto que recorre un total de 42,195 metros por las calles de Barcelona, es significado de un acontecimiento muy esperado, muchos meses de entreno, sacrificios y muchos kilómetros en nuestras piernas para llegar en la mejor versión a la 37ª edición de la maratón de Barcelona.


Ese día a llegado, aunque esta vez no nos acompañaba dicha versión, febrero fue nuestra sentencia (gripe + lumbalgia) tocaba ser realistas renunciando al objetivo de las Sub3h y desplazarnos unos cuantos cajones hacia atrás para vivir una maratón diferente a todas las vividas anteriormente (Zaragoza, Valencia, Sevilla, Barcelona, Castellón) en forma de liebre junto a un amigo debutante en la distancia.

La idea inicial previa era marcar un ritmo de 4'50" con el objetivo de 3h30' y un colchón de 8" por lo que pudiera suceder a lo largo del recorrido, dividiendo la maratón en intervalos de 5 kilómetros por tal de conseguir hacerla lo mas amena posible y clavar parciales de 24'10". Los nervios eran bien visibles ya seas debutante o no, la temperatura acompañaba a correr y poner en practica lo establecido, en unos primeros kilómetros complicados debido a la marea humana de corredores, todos en busca de su ritmo de carrera, el nuestro 4'50" con el que llegamos tanto al kilómetro 5 como al kilómetro 10 clavando parciales (24'09" - 48'14").


Como si nuestras piernas fueran un reloj suizo seguíamos clavando parciales pasando por el kilómetro 15 con un tiempo de 1h12'29" a partir del 17,5 tocaba encarar el primer sube - baja de Avenida meridiana donde nos dejamos llevar por el ambiente pasando la media maratón con un tiempo de 1h41'29" 29" a nuestro favor. 

Ya inmersos en Rambla Prim, kilómetro 25 con 1h59'55" el colchón se ampliaba a 54" antes de encarar en el kilómetro 26 el segundo Sube - Baja de Avenida diagonal, aquí empezaba realmente nuestra maratón, pasando el temido kilómetro 30 en 2h23'35" donde el margen de tiempo (1'25") empezaba a ser importante. 

Llegados al kilómetro 32 como si de un control aduanero en forma de muro donde no tuvimos que parar, nos replanteásemos la carrera, las piernas nos respondían a los dos así que íbamos a luchar por el sub3h20' o por lo menos no quedarnos con mal sabor de boca por no haberlo intentado. 

En el kilómetro 35 con 2h47'39" el margen seguía creciendo (2'11") nos quedaba encarar la penúltima parte dura antes de Avenida Paralelo, el combo Passeig Lluis Companys + Ronda Sant Pere, pidiendo cautela e indicándole que siguiendo a este ritmo el Sub3h20' nos esperaba en Avinguda Paral·lel.

Un servidor en modo liebre junto a Ferran

No dejamos en ningún momento que nuestra cabeza en estos últimos kilómetros se convirtiera en un come cocos al estilo Pac-Man, lo demuestra el kilómetro 40 pasándolo en 3h10'27" el margen de tiempo era importante respecto a las 3h13'20" que nos marcaba "la chuleta" el justo para el Sub3h20'. Así que tal y como acordamos esos últimos metros de Avinguda Paral·lel los tenia que vivir en solitario, era su maratón y lograr esa marca que en ningún momento tenía prevista realizar, cruzando la linea de meta en 3h19'59" en su primera maratón, mientras que en nuestro caso, entrabamos en meta tal y como teníamos previsto antes de empezar la prueba, simulando el aterrizaje de un avión parando el crono en 3h20'32".


Cumplida nuestra labor faltaban palabras de agradecimiento por llevarle como le habiamos llevado, realizando una maratón progresiva (1h41'29" - 1h39'04") pasando de un objetivo inicial de 3h30' a 3h20'.

El próximo 12 de Diciembre volveremos alzar el vuelo en la Maratón Internacional de Lanzarote donde lucharemos por estar debajo de las 3 horas o lo que es lo mismo 2h59'59" que también nos sirve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario