martes, 22 de septiembre de 2015

Crónica Cursa de la Mercè

"El año que viene te queremos en este cajón, en el Sub40" esta frase marcó la edición de 2014 y sí, cumplimos, un año rascando segundos al crono para esta vez encontrarnos en él, aunque el objetivo esta vez era convertir esos 40' en Sub38'. 

Llegaba el primer intento, no en nuestra mejor versión aunque esto no lo decidimos, las cosas vienen como vienen y hay que enfrentarse a ellas, así que había que intentarlo para no quedarnos con el gusanillo.

A las 9:30 de la mañana daba inicio la prueba, si todo iba según lo previsto a las 10:08 nos encontraríamos en el mismo punto aunque con 10 kilómetros en nuestras piernas y a ser posible con sonrisa de oreja a oreja.

Inicia la carrera el primer kilómetro se iba a convertir en el mas incomodo de correr, así que junto a Carlos decidimos no perder de vista la liebre de Sub37' marcando un 3'36" ganando algunos segundos al crono, llegados a Gran vía con la carrera mas estirada se trataba de coger un ritmo más llevadero (3'46" / 3'39" / 3'43") hasta llegar a Paseo de San Juan que nos llevaría al primer 5.000 en 18'40" consiguiendo de esta manera nuestra MMP en la distancia.

Nos encontrábamos con 20" de margen para afrontar el tramo final de Avenida Paralelo y conseguir el Sub38' pero nuestra cabeza entro en modo pájara y cuando la cabeza no tira las piernas mucho menos, así que iniciábamos una nueva carrera y lo peor de todo en solitario.

Salvamos el kilómetro 6 con un 3'48" para iniciar mitad de Ronda San Pedro junto Ronda Universidad y Calle Sepulveda con unos ritmos de 3'54" / 3'53" que hacían perder todo intento de conseguir lo que hacía solo dos kilómetros era viable.

Quedaba un ultimo intento de recuperar esos segundos en Calle Viladomat pero la cabeza seguía sin estar y esos segundos se convirtieron en un losa en forma de 3'49" que a posteriori se transformaron en un auténtico muro al paso por el kilómetro 9 en Avenida Paralelo, junto con 4' clavados que nos llevarían a marcar este segundo 5.000 en 20'15".

En total 38'55" (188 de la general) llegando a las 10:09 al punto de partida y esa sonrisa prevista se convirtió en un principio de mareo que por suerte se quedo hay en un principio, sensación que nos quedamos vacíos y apenas sin tirada. Situaciones así te hacen pensar y valorar lo que uno consigue, el hecho de haber estado hay a valido la pena, siempre queremos mas y a lo mejor esté tarda o no llega nunca, perdiendo la oportunidad de disfrutar de lo conseguido en su día que valorábamos y ahora no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada