lunes, 5 de octubre de 2015

Crónica Correbarri

Segundo intento de sub38' después de la cursa de la Mercè aunque esta vez la confianza era mayor, tanto por las series marcadas esa misma semana, como por el circuito que nos íbamos a encontrar, todo hacia pensar que era el lugar, el día y la hora para conseguir el objetivo.

Se levantaba una mañana perfecta de aquellas en que el sol te cede todo el protagonismo a falta de que nuestras piernas y nuestra cabeza respondieran en esa estrategia conservadora de menos a mas dividida en 2 bloques de 5.000 metros.

A las 09:00 de la mañana daba inicio la prueba sin ninguna referencia visual al alcance, nos esperaba una travesía de 10 kilómetros en solitario.

Llegábamos al primer 5.000 con un tiempo de 19'10" con una media de 3'49" la parte mas conservadora había llegado a su fin, tocaba recuperar esos 10" que hacían que los números no salieran.

10" que empezaban a pesar como una losa en los que nos veíamos incapaces de recuperarlos y es que el tiempo como en la vida pasa muy deprisa y cuando queremos reaccionar ya es demasiado tarde.

Nuestra sentencia llegaría en el kilómetro 7 tampoco era el día, la hora, ni el lugar del sub38' así que tocaba un cambio de plan no previsto conseguir rebajar esos 38'34" de nuestra mejor marca aunque en cada zancada era menos accesible marcando el segundo 5.000 con un tiempo de 19'32" y una media de 3'54".

Las matemáticas son exactas mientras que nuestra cabeza y nuestras piernas no lo habían sido, ni sub38' ni mejor marca personal, nos vamos con un 38'42" y una 4 posición en el distrito de Ciutat Vella.

Volvíamos a cuchillo y el cuchillo se quedo sin sierra, solo nos servio para untar la mantequilla, no hay mas realidad que la que acabamos de decir, así que tocará afilarlo nuevamente e intentarlo las veces que hagan falta porque...

"Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener en la vida"

No hay comentarios:

Publicar un comentario