lunes, 20 de julio de 2015

Crónica Triatlón De La Vila

Las Skoda triathlon series llegaban a la ciudad condal después de pasar por Madrid y Castellón habiendo disputado en la segunda la modalidad olímpica con el dorsal 7, esta vez nuestro dorsal en casa seria el 8 en este triatlon sprint por donde solemos entrenar habitualmente.

Por delante nos esperaban 750 metros en aguas abiertas donde el uso del neopreno estaba prohibido a causa que la temperatura del agua se encontraba en ese momento a 26° seguidos de 19 kilómetros de bicicleta para finalizar la prueba con 5 kilómetros de carrera a pie.

A las 08:00 de la mañana sonaba la mítica bocina náutica dando inicio la prueba y el sector de aguas abiertas junto con la primera ola de salida, como si de un sálvese quien pueda todos al agua camino de la primera boya amarilla en unos primeros metros complicados de nadar incluso por el exterior, llegándomos a detener por completo unos segundos y es que lo que estaba sucediendo en forma de golpes por todos lados no era normal.


Superada o mejor dicho salvada la primera boya poníamos rumbo hacía la segunda, recuperando sensaciones de aquella manera pero dando por perdido el sector, completando los 750 metros en 15' clavados, cosa que no entraba para nada en nuestra lucha personal contra el crono y mucho menos en nuestros planes de finalizar la prueba en 1h05'.

Como si de un sprint final de carrera se tratara, poníamos rumbo hacia la T1 en una primera transición marcada por la falta de bicicletas en boxes, síntoma evidente que la natación había sido un desastre en toda regla.

Las intenciones  y el objetivo al inicio del sector ciclista eran bien claras y sobretodo visuales, atrapar al grupo que se encontraba aproximadamente a medio kilómetro, iniciar esta captura en solitario sería difícil pero no imposible, por suerte mientras los intentábamos escuchamos un "vamos a por ellos" gracias a ello en menos de 1 kilómetro neutralizamos dicho grupo.

No había momento para la relajación, había que aprovechar la velocidad que nos daría estar en él durante las 2 vueltas al circuito, intentar atrapar otro grupo delantero seria complicado, aun así la velocidad llevada durante los primeros 10 kilómetros era buena con lo que lo mas probable es que fuéramos acercandonos a ellos.

Al inicio de la 2 vuelta dicho grupo se rompió e iniciamos una escapada de tres aumentando el ritmo y neutralizando algún que otro ciclista descolgado, con media cabeza pensando ya en los 5 kilómetros de la carrera a pie finalizando el sector ciclista con una media de 42,7 Km/h y con un tiempo de 28'06".

Tocaba el tramite de la T2 antes de iniciar la carrera a pie, para nosotros el postre de la prueba, lo mas bueno y lo mas dulce con la recompensa en forma de meta y lo que se encontraba en ella, pero antes había que sufrirlo y cumplir si o si el objetivo marcado: Correr por debajo de 4' minutos el sector por tal de salvar por decirlo de alguna manera el crono de la prueba.

Después de un primer kilómetro a 3'53" y pasar antes por delante del arco de meta el cual marcaba 47' y pico la 1h05' no era viable ni en nuestra mejor versión run, así que en el kilómetro 2 nos clavados en los 4' seguramente el sobre esfuerzo realizado encima de la bicicleta estaba empezando a pasar factura aunque en el kilómetro 3 volvimos a recuperarnos un poco para marcar un 3'55" mientras que en los dos kilómetros restantes nos quedamos clavados nuevamente en los 4' aunque cumpliendo el objetivo del sector, completándolo en 19'57".

De esta forma finalizamos nuestra segunda participación en este triatlón con un tiempo de 1h06'48" mejorando el crono de la pasada edición donde obtuvimos 1h09'46" pero sin alcanzar el objetivo marcado para la prueba la 1h05' donde un mal sector en aguas abiertas y mas en una distancia sprint te deja sin apenas capacidad de reacción para recuperar el tiempo perdido en los dos sectores siguientes.

Aun así hay que sacar aspectos positivos saliendo del agua en la posición 381 y finalizando la prueba en la posición 106 aunque siempre quedara en el aire el "Y si hubiéramos cumplido en el primer sector..." Respuesta que intentaremos dar la temporada que viene donde lo mas probable sea el único sprint de toda la temporada 2016.

Toca cambiar de distancia en la penúltima prueba de la temporada en Tarragona con la disputa el 8 de Agosto de la cuarta prueba de las Skoda Triathlon Series en la modalidad olímpica donde hay que seguir mejorando, aprendiendo y sobretodo disfrutando de cara al Ironman de 2017.

lunes, 6 de julio de 2015

Crónica VI Triatlón Ciudad De Castellón

Volvíamos a Castellón desde aquel 7 de Diciembre de 2014 donde obtuvimos nuestra mejor marca personal vigente en maratón, esta vez el motivo era diferente aunque pasear nuevamente por el parque Ribalta, zona de meta compartiendo la experiencia vivida ese día añadía un plus de motivación para encarar nuestro primer triatlon fuera de Cataluña, exactamente el VI Triatlón ciudad de Castellón correspondiente a la segunda prueba de las skoda triathlon series.

Con el 7, nuestro número preferido como dorsal, nos esperaban 1.500 metros de natación / 40 kilómetros de bicicleta / 10 kilómetros de carrera a pie correspondientes a la modalidad olímpica junto a otros 497 triatletas.



A las 8:00 de la mañana daba inicio la prueba en el primer triatlon de la temporada sin neopreno, debido a que la temperatura del mar se encontraba a 25,6º grados junto con un oleaje un poco molesto, 2 vueltas de 750 metros cada una, donde no faltaron los típicos golpes y los cruces de triatletas perdidos en busca de alguna referencia. Las sensaciones en el agua no fueron las esperadas desde el primer momento y así lo corroboran los 35'41" al final del sector, aun así los 1.500 metros se convirtieron en 2.000 metros para todos los participantes.

Concluida la T1 no había excusa para no intentar mejorar nuestra mejor marca en la distancia, tocaba sacar nuestra mejor versión en los dos sectores restantes para intentar recuperar el mayor tiempo posible perdido.

Un sector de ciclismo que presentaba un circuito muy rápido y con dos grandes rectas para completar las 4 vueltas de 10 kilómetros que permitieron coger velocidades punta de 51 km/h  gracias a una buena grupeta formada que hacia que el aire en contra fuera un mal menor, así que era de vital importancia no descolgarnos de ella y mantenernos en el grupo, solo de esta forma podríamos recuperar el mayor tiempo posible, completando los parciales de 10 kilómetros en 15' aproximadamente cada uno, consiguiendo bajar de la hora en el sector, con un tiempo de 59'10".


Inmersos en la T2 visualizamos que el tiempo recuperado era importante por las pocas bicis que se encontraban en boxes, así que continuábamos esa carrera contra el crono en nuestro sector mas fuerte, la carrera a pie, 4 vueltas de 2,5 kilómetros que no dejaron de ser una constante de adelantar corredores, añadiéndole el aliciente de ir a por mas deseando que llegara el momento de encarar la recta de meta tras pasar tres veces por delante de ella.

Ultima vuelta y ya en mente esa moqueta verde, momento de olvidarse del crono, dejar de pensar con la cabeza para dejar actuar al corazón, no venia de parar unos segundos, la meta se encontraba unos metros mas atrás, era nuestro momento en este triatlón, antes de cruzar linea de meta oficial después de concluir el sector de carrera a pie en 38'24" el crono se detenía con un tiempo total de 2h16'54" finalizando la prueba en la posición 56 de un total de 405.

No conseguimos mejorar nuestra mejor marca personal en la distancia seguramente el primer sector nos paso factura, aun así nos quedamos con la capacidad de reacción en los sectores siguientes quedando claro que "No es como empieza sino como acaba" la mejor filosofía a seguir y ponerla en practica el próximo 19 de Julio en la tercera prueba de las Skoda triathlon series, donde disputaremos el Triatlón de la Vila en la modalidad Sprint, con el objetivo de mejorar el crono obtenido en la pasada edición 1h09'46" en esta prueba de explosión máxima y con las ideas muy claras para conseguirlo.