martes, 23 de febrero de 2016

Crónica Maratest 2016

Cuando te planteas correr una maratón posiblemente tengas delante unos de los mayores muros a los cuales te vas a enfrentar, dura, firme y difícil, a menos de 3 semanas para iniciar dicho ascenso a lo mas alto de ese muro tocaba ponernos a prueba para intentar rebajar esos 4'25" que nos separan de la barrera de las 3 horas, no dejaba de ser un entrenamiento aunque en esta ocasión con dorsal que le otorgaba un punto mas de seriedad.

Por delante 30 kilómetros (15km x 2) por las calles de Badalona y Montgat, en esta ocasión si no sucedía ningún imprevisto nos olvidaríamos por completo de GPS y chuletas solamente a ritmo de la liebre Sub3h como si se tratase de una especie de sherpa que nos marcaría en todo momento el camino a seguir.


La expedición partía a por esos 30 kilómetros con el objetivo final de 2h08' no sería nada fácil correr por la aglomeración de corredores a ese ritmo estando mas pendientes de no acabar por los suelos que de otra cosa, llegando al primer 5.000 con un tiempo de 21'06"/21'20".

Con unos segundos de margen tocaba ir a por el siguiente parcial, el kilómetro 10 que completábamos en 42'17"/42'40" sin apenas esfuerzo aunque el sol, uno de nuestros puntos débiles en carrera, empezaba hacer acto de presencia simulando como una falta de oxígeno en altura.


Llegábamos al kilómetro 15 poniendo fin a la primera vuelta con un tiempo de 1h03'33"/1h04'00" todo bajo control aunque vendría uno de nuestros errores, pensar en la carrera en vez del día de la maratón, con la toma de un gel demasiado tarde en relación al ritmo.

Inmersos en la segunda vuelta con el sol cada vez con más presencia y fuerza pasábamos el kilómetro 20 con un tiempo de 1h25'01"/1h25'20" ya en el kilómetro 24 llegaría un momento de bajón consecuencia del calor y la falta quien sabe de un gel mas pasando el kilómetro 25 en 1h46'17"/1h46'40".

A partir de ese punto nos descolgados de la liebre aprovechando esos segundos para recuperar sensaciones aunque tirar los últimos 6 kilómetros en solitario han sido bastante complicados, algo que no puede suceder el día del ascenso, seria un recibimiento al hombre del mazo por la puerta grande, por suerte no era el día y completábamos los 30 kilómetros en 2h08'18"/2h08'00.



Restarían 12,195 metros por completar la cima del muro, sin duda, el tramo mas duro de coronar (Litoral, Marina, Paseo Lluis companys, Ronda San Pedro y Avenida Paralelo) en esta ocasión nos hubiera vencido pero solo se trataba de un test en el que podíamos cometer errores, el día clave esta aun por llegar con fecha 13 de Marzo.


"Nadie sabe lo que sucederá, esa es la autentica esencia, estamos preparados y mentalizados para sufrir y llegar a lo mas alto como hicimos en su día en 10 kilómetros y hace nada en media maratón, algo que solo sabe quien arriesga, quien lo intenta, no se trata de solo llegar, sino también de quedarse y no nos cabe la menor duda que valdrá la pena intentar subir a lo mas alto de esa cima llamada maratón".

martes, 16 de febrero de 2016

Crónica Mitja Marató de Barcelona

Tras la última carrera en San Sebastián el pasado 29 de Noviembre donde obtuvimos 3h04'25" en Maratón, era momento de desaparecer, desaparecer en todos los sentidos, no era una opción entre otras, sino una obligación, desaparecer en silencio sin hacer ruido para encontrar lo perdido en ese silencio que a su vez se convirtió en nuestra mejor compañía.

Sin esperar nada de nadie y transcurrir 78 días tocaba empezar de nuevo, un reinventarse, con unos principios aunque desde 0, poníamos inicio a lo que seria nuestra primera carrera del 2016 con un objetivo, algo que hacia meses no sucedía, una motivación, rebajar esa marca de 1h27'42", un nuevo dorsal, en esta ocasión el 14854, una nueva oportunidad en 21 kilómetros y 97 metros.



A las 08:45 daba inicio la prueba en unos primeros kilómetros complicados de correr que nos hacían perder tiempo, sobretodo en el tramo del Paseo Isabel II, Avenida Paralelo y Calle Entença hasta bien entrar a Gran Vía (kilómetro 5) obteniendo un primer parcial de 20'42" / 20'30".

Con terreno favorable aunque con algo de viento, tocaba recuperar el terreno perdido hasta encontrar nuevas referencias en el kilómetro 10 aunque antes de llegar nos encontrábamos dando caza a la liebre de 1h25' algo no previsto, pasando dicho kilómetro con un tiempo acumulado de 40'41" / 41'.

Con el tiempo recuperado quedaba mantenernos aunque en ese preciso momento nuestra cabeza y piernas se dijeron "¿Porque no intentarlo?" La vida no esta hecha para cobardes así que tomamos la decisión de arriesgar, pasaban los kilómetros 11, 12, 13... Nos plantamos en la Avenida Diagonal (kilómetro 14) y seguimos con la liebre incluso nos olvidamos de mirar el GPS para tomar referencias en el kilómetro 15 (1h01'30" / 1h00'57").

Seguíamos hay y pasando kilómetros sin creernos que un Sub1h25' era posible y mas después del parón de donde veníamos, seguramente ese pensamiento junto con el viento nos vinieron grandes dictando sentencia justo en el kilómetro 19.

Restaban 2 kilómetros y 97 metros, si no sucedía una hecatombe nuestra mejor marca estaba al caer aunque quedaba Calle Marina (kilómetro 20 1h21'20' / 1h22") pasándolas realmente canUTAS con unas ganas inmensas de que aquello acabara ya entrando exhaustos a Paseo Pujades sin apenas fuerzas para un sprint final y sin querer mirar lo que quedaba corriendo a ciegas cruzando la linea de meta en 1h25'48'.


Nuestra mejor marca hasta la fecha (1h27'42") pasaba a formar parte del pasado mejorando en casi 2' la anterior dándole valor a lo conseguido ya que nada ni nadie sabe si volveremos a conseguirlo o mejorarlo.

Por suerte o mejor dicho con esfuerzo esta media quedara como en la que volvimos, en la que mejoramos nuestra marca y donde esperamos decir de aquí 1 mes aproximadamente la que nos condujo al Sub3h en Barcelona, no sera nada fácil, pero nada fácil merece la pena y si no es así, saber valorar aquel 29 de Noviembre en San Sebastián lo que en su día no hicimos, aunque volver... A intentarlo merecerá la pena.