domingo, 28 de agosto de 2016

Crónica: La Portal Del Cel


"El móvil al que llama se encuentra apagado o fuera de cobertura en este momento"

El cielo, las montañas reflejadas en los lagos, la nieve en forma de neveros y lógicamente los pirineos nos acompañarían durante 5 días para recorrer los 65 kilómetros que conforman dicha travesía con una guinda llamada Pica d' Estats (3.143 metros) la porta del cel de Cataluña. 


Tavascán, puerta de entrada a los pirineos y punto de partida de nuestra ruta, que nos llevaría al Camping Bordes de Graus, en una jornada previa de apenas 5 kilómetros para recoger todo el material necesario e iniciar la travesía y hacer noche en el refugio del camping. 

La segunda jornada pondríamos rumbo al refugio de Certascán, (2.240 metros) que nos depararía la subida al Pic de Certascán (2.853 metros) para ello tocaba ir en busca del Coll de Certascán (2.600 metros) para iniciar un ascenso por su tartera y coronar dicha cima, la cual esconde unos metros mas adelante un capricho de la naturaleza en forma de corazón, llamado Estany Blanc


Tocaba retomar el camino de vuelta para ir en busca del estanque de Certascán uno de los mas grandes del Pirineo que nos aproximaría al refugio, destino final de nuestra segunda jornada, en el que conoceríamos al creador de la Porta del Cel y guarda de dicho refugio, Alejandro Gamarra, un guarda como pocos y con el cual podríamos haber estado hablando horas y horas pero tocaba descansar para afrontar la tercera jornada.

El guarda nos advirtió que Tralliner, el burro (animal) del refugio, nos despertaría como si de un gallo se tratara, lo que no dijo que los horarios podían verse alterados al puro estilo RENFE, así que a las 02:30 de la madrugada empezaría a rebuznar despertando a casi todo el personal, mientras que el resto seguía con su melodía, conocida como ronquidos. 

Con los primeros rayos del día volvería a las andadas, aunque en esta ocasión demasiado tarde, a esa hora iniciábamos la tercera jornada dirección Francia, mas exactamente al Refugio de Pinet (2.246 metros) una jornada donde prevalecía la orientación, llegando al Port de l'artigue (2.481 metros) como punto mas elevado del día que nos daba paso a la zona francesa con casi 500 metros de desnivel positivo.



Bajando por la tartera a lo lejos observábamos las formas peculiares del refugio pero quedaban por delante un par de horas y tal como nos habían advertido la orientación nos fallo.

Muchas sendas pisadas que terminarían en una vuelta atrás, al final tendríamos que subir muy por encima del refugio y desde aquí bajar hasta la base del cortado que lo separaba, superado este tramo tocaría pasar una pequeña grimpada facilitada con cuerdas para finalizar la jornada con un poco de adrenalina. 

La cuarta jornada, etapa reina de la travesía a lo que a nivel se refiere, nos llevaría al punto mas alto de Cataluña, la Pica d' estats aunque para llegar a ella tocaría superar un importante desnivel hasta el coll de Riufred (3.041 metros) punto en el cual podíamos optar por ascender a varios tres-miles.



Coronaríamos primero la Pica d' estats, regalándonos unas vistas espectaculares y en la cual presenciaríamos una petición de matrimonio, con un si por respuesta, seguidamente pasaríamos a coronar el Pic Verdaguer (3.125 metros) otro punto de vista aunque igual de impresionante, como sucedería con el Pic Montcalm (3.077 metros) ofreciéndonos la silueta característica de la Pica d' Estats.



En la bajada encontraríamos algunos neveros que superar e ir con cuidado en no resbalar, aunque algunos era mejor no arriesgar y pasar por su lado, seguiríamos el descenso por la tartera dirigiéndonos al Estany d' estats y el de Sotllo para finalizar la jornada en el Refugio de Vallferrera (1.905 metros).


La ultima etapa con destino Tavascán (1.120 metros) nos depararía una dura jornada con una buena subida al Refugio de Baborte (2.374 metros) donde continuaríamos ascendiendo hacia la Roca Cigalera (2.667 metros) a partir de este punto iniciábamos un descenso hacia Tavascán para volver a la civilización con 11.000 metros de desnivel acumulado de ellos 5.900 metros positivos en el cuerpo y un moreno a modo de fascículos.

Restaba regresar nuevamente al Camping Bordes de Graus, en esta ocasión en coche, para recoger el obsequio final, el cual preferimos mantener la magia y completar de esta manera el ultimo sello de la tarjeta de paso.



De esta manera poníamos fin a 5 días de travesía pudiendo observar 
donde nacen las estrellas, 
donde sol y luna 
comparten al mismo tiempo, 
como el silencio, 
permanente en todo momento,
 montañas, lagos y neveros, 
así es la porta del cel 
un travesía por los pirineos
que quedara siempre
en el recuerdo.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Crónica Spartan Race Andorra: La Trifecta


Desde que tenemos uso de razón nos hemos inculcado que las cosas no se dejan a medias, así que una tarde de "inspiración" de un Domingo 10 de abril de 2016 decidimos poner fin a lo que en su día no hicimos, inscribirnos a las tres modalidades de la Spartan Race Andorra (Beast, Super, Sprint) de una tajada, en un fin de Semana, a lo grande, para optar al galardón especial que todo espartano anhela: La trifecta

Para los que les suene a Griego, la Spartan race es una carrera de obstáculos que pone a prueba resistencia, fuerza, habilidad y capacidad de reírse de la adversidad, mas conocido coloquialmente como "¿No hay huevos?" Así que fácil, lo que seria fácil no iba a ser y si así fuera... ¿Que aliciente tendría? Tenia que ser una trifecta de esas de recordar, hoy, mañana y siempre.

El escenario donde se desarrollarían las pruebas presentaba una carta de presentación exigente, las pista de esquí de GranValira, mas exactamente en los sectores de Grau Roig y Soldeu que hacían presagiar una prueba dura. 



Con la duda aun de lo que en su día decidieron llamar lesión por llamarlo finamente, decidimos hacer un todo o nada, sabiendo el gran riesgo que corríamos en la rodilla, pero a veces las ganas superan a todas las adversidades y allí estábamos, preparados para afrontar en una mañana la modalidad Beast seguida de la Sprint.

La Beast, nos deparó 20 kilómetros de autentico trail running por los sectores de Grau Roig y soldeu, aunque en nuestro estado mas bien fue un trote cochinero montañero con un desnivel de 1.400 metros acumulado con mas de 25 obstáculos, cumpliendo penalización de 30 burpees en las pruebas de Tarzan swing y equilibro en cuerda tensada.

El obstáculo mas duro desde nuestro punto de vista llegaría en el kilómetro 16 donde alcanzaríamos la cota 2.500 metros en el Sector de Soldeu, tras superar uno de los muros de 2,5 metros encadenaríamos nunca mejor dicho a nuestros hombros la prueba de la cadena, que por dimensiones y peso (aproximadamente 40 kilos) parecía extraída del ancla de un transatlántico, no sabemos cuantos metros fueron de bajada ni de subida con ella, eso si, fueron minutos eternos que no olvidaremos.



Restaban 4 kilómetros para finalizar la primera de las pruebas del día, justos de tiempo para pasar como aquel que dice el corte a la ultima tanda de la modalidad Sprint, tocaba ponerse en modo telesilla para llegar a meta y plantarnos nuevamente en la linea de salida.

Con la modalidad Beast en el cuerpo y tras realizar una transición rápida con cambio de chip, dorsal y pulsera (que no registro tiempo), nos esperaban 5 kilómetros mas en la modalidad Sprint, si lo conseguimos, pasamos el corte, a partir de ese momento la fatiga era más que evidente del ultimo esfuerzo realizado, aunque se vería recompensado con "elogios" del resto de espartanos de la modalidad:


"¿Vienes de hacer la Beast? ¿Tu no estas bien de la cabeza? Que locura, ole tus huevos..." 

Frases que hicieron sacarnos fuerzas de donde parecía que no había para superar nuevamente los aproximadamente 15 obstáculos de que constaba, a excepción de la cuerda vertical a causa de una quemadura en la anterior modalidad, cayendo 30 burpees para plantarnos nuevamente en meta para esta vez si, poner fin a esta locura que no asimilamos hasta horas mas tarde, la trifecta estaba a 13 kilómetros.

Al día siguiente nuestro cuerpo estaba preparado y mentalizado para la batalla final, los 13 kilómetros de la modalidad Super, aunque conscientes de las limitaciones o heridas del día anterior tuvimos que realizar burpees en cuerda y jabalina, que en esta ocasión no conseguimos hacer el pleno que si se llevaron los monkey bars, tres de tres.



Mientras avanzábamos en la prueba el cielo empezaba amenazar con una niebla intensa cada vez mas baja, otro obstáculo mas camino hacia la meta, a esa niebla poco después se le unió el aire a falta del ultimo obstáculo, nuevamente el muro de 2,5 metros, superado esté y saltando por tercera vez sobre las brasas a los 10 minutos empezaría a caer el diluvio.

No hacia falta mas épica de la que habíamos conquistado a lo largo del fin de semana, 38 kilómetros de trail y mas de 60 obstáculos eran más que suficientes para llegar a la gloria, llamada trifecta.


Una trifecta de Campeonato Europeo, ya que lo mas probable que el año que viene Andorra acoja dicho campeonato por su dureza y belleza de la zona, con lo que da mucho mas valor a lo conseguido, no fue nada fácil, solo así sabe mejor para cerrar una cuenta pendiente o mejor dicho una locura pendiente con nosotros mismos que será recordada: hoy, mañana y siempre.