lunes, 16 de enero de 2017

Reflexión de Media Maratón

Hola Media,

Te extrañaras que es esta ocasión me dirija a ti cuando nunca hablo contigo y mas si esta cita no estaba ni prevista, sabes que siempre lo suelo hacer con tu hermana mayor llamada Maratón, aunque no significa que no me acuerde o no te tenga todo el respeto que te mereces, en esta ocasión y de forma especial te solicito un pacto de carrera en Sitges para demostrar que: "Si se quiere se puede".


Se que no me vas a rechazar esta invitación, más sabiendo que en menos de una semana en Santa Pola (Alicante) volveremos a coincidir, no serás tan espléndida, nos harás sufrir y mucho, tu hermana bien lo sabe que nunca hemos sido de prometer, sino mas bien de demostrar en tus 21.097 metros con lo que a partir de las 10:00 de la mañana pasarías a un segundo plano, nuestras piernas correrían marcando un ritmo pactado con otras dos piernas buscando la sintonía perfecta dentro de tu distancia hostil, una auténtica batalla de pasos llena de confianza por ambas partes.


Tus kilómetros pasaban pero me tenias muy pendiente del reloj, no ibas a perdonarnos ni un solo metro aunque en esta ocasión cuatro piernas podían mas que tu, seguramente tener un guión era complicado cuando una carrera se escribe casi siempre sobre el propio asfalto a base de constancia y con la determinación de estar seguros de ello, de creer, de llevar a cabo ese objetivo que en el fondo sabíamos que era posible.

Acabado tú primer cuarto, mejor de lo que estaba previsto, empezábamos otro cuarto mas, en esa especie de déjà vu dentro de tus reglas, momento en el que parecía que nuestro pacto se iba a romper y que no íbamos a permitir de ninguna de las maneras, siempre encontramos momentos complicados pero hay que enfrentarse a ellos para superarlos, a base de fuerza de voluntad que en esta ocasión multiplicada por dos. 

El tiempo corría a nuestro favor y más cuando esos kilómetros empezaban a convertirse en una simple serie de 1.000 metros camino hacia tu meta que no dejaba de ser una mera excusa para iniciar una de nueva, desbloqueando ese nuevo nivel marcando a la perfección ese guión de titulo "nueva marca" demostrando que "si se quiere se puede". 



No te daré las gracias por tu pacto que siempre concedes, tu distancia siempre se mantiene inalterable, el mérito son de esas piernas que no fueron las nuestras, que se limitaron al simple hecho de marcar el ritmo, te han vencido y es que a veces cuando menos te lo esperas te puedes sorprender de lo que eres capaz con tu propia actitud

De esta cita nos llevamos una de las mejores lecciones para el próximo Domingo dentro de nuestra mochila donde nos volveremos a citar esta vez solos tú y nuestras piernas, en esa especie de Lanzarote Alicantino en busca de una nueva marca pensando como no podría ser de otra manera en tu hermana mayor de este 20(1+7) y no prometemos nada pero si demostrarte, en esta nueva batalla de pasos.

Nos vemos el Domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario