lunes, 13 de febrero de 2017

Mitja de BCN '17

Autentica, inteligente, independiente, misteriosa... así intentas llamar mi atención, cuando apenas queda menos de un mes para el 12 de marzo y llevas meses rondando por mi cabeza, aunque la protagonista vuelve a ser tu hermana pequeña, esa que tiene 21 kilómetros ¿pero sabes que pasa? Que tengo ganas de que llegue ese día consciente que serás fugaz, vendrás por unas horas y te iras pase lo que pase. 




Siempre me ha gustado basarme en los hechos, no en palabras, porque las cosas no son como empiezan en el kilómetro 1 sino como acaban y acabaran en el kilómetro 42 y 195 metros, eres complicada de entender pero es imprescindible intentar hacerlo y pienso dejarte huella de una forma elegante, es inevitable no recordarte al encarar tu Avenida paralelo que compartes con tu hermana, que mal me lo hiciste pasar en la pasada cita... No te guardo ningún rencor pero si tengo memoria, lo importarte es ahora, pero a sido inevitable pensar cuando ya llevábamos 5 kilómetros en 19'27" de esos 21,097 metros.


Valoraba aunque no me conformaba con lo que sucedido hace 3 semanas en Santa Pola, el viento, tu capricho que nos acompaña en todas las citas desde Lanzarote, también era bien presente ¿Y sabes una cosa? En el kilómetro 8 se me paso por la cabeza plantarte, dejarte, una sensación tempranera de un tal muro en pequeña escala, tal vez muy pronto pero las cosas suceden cuando menos las esperas, nos estábamos poniendo mas presión de la necesaria pero supimos salvar y pasar ese mal trago que a falta de 11 kilómetros para acabar superábamos tu kilómetro 10 en 38'58".

En ese instante volvimos a creer que si poníamos de nuestra parte todo era posible, no era necesario esprintar, teníamos margen, si lo hiciéramos no íbamos a llegar muy lejos, así que zancada tras zancada y tras superar tu kilómetro 15 en 58'58" entramos en ese momento en que la bascula se decantaría hacia un lado, al de ganar o al de aprender, aprender lo habíamos hecho unos kilómetros antes en forma de lección que lo que no puede contigo te hace mas fuerte así que ahora tocaba ganar.

Era momento de dejar ese silencio para demostrarte que las palabras se las lleva el viento y nunca mejor dicho, ese viento que gran parte de tus primeros 16 kilómetros teníamos en contra giraba ahora a nuestro favor en ese temido litoral, mentalizado de llegar a tu kilómetro 17 y encontrarme con él, pero me sorprendió, a partir de ese momento supe que te ganaba y quedaba bien patente en tu kilómetro 20 en 1h19'05" 5" mas de lo establecido en nuestra chuleta, te había vuelto a ganar por segunda vez consecutiva, solo faltaba dejarnos llevar en ese último kilómetro parando la cita en 1h23'18" pensando en que lo mejor estaba por llegar.



Fué tal la impotencia que sentiste que me la jugaste finalizada la cita estando presente con otra indumentaria, sentí mucha rabia, esa que hace tiempo no sentía, decía mucho sin apenas decir nada, desde fuera es mas complicado de lo que parece y lo conseguiste, me dolió, pero volveremos a vernos de nuevo porque las cosas no son como empiezan, sino como acaban... Con un abrazo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada