martes, 13 de junio de 2017

Triatló Santa Susanna '17

"Un triatlón se convierte en especial cuando hay alguien especial que hace que así sea"

Con extra de motivación llegábamos a Santa Susanna para disputar el cuarto triatlón de la temporada, el segundo en la modalidad sprint, no era la primera vez que realizábamos esta prueba, de la que guardamos un cariño especial por los muchísimos veranos que hemos pasado pero no era momento para el recuerdo y mas cuando la prueba tomaba forma antes de hora en boxes, neopreno opcional en el sector de aguas abiertas, la gran mayoría optaría por su uso, aunque no siempre hay que hacer lo que hace todo el mundo, así que decidimos nadar sin.

Tras una salida bastante limpia por el exterior derecho, no encontraríamos excesivos problemas hasta encarar la recta final, teniendo que marcar nuestro sitio tras algunos golpes para completar "el trámite" de 750 metros en 14'33" a un ritmo de 1'49" los 100 metros. 



Llegábamos a la primera transición con la ventaja de olvidarnos de desprendernos del neopreno, ganando algunos segundos que habíamos perdido en el agua para encarar el sector de ciclismo, un trazado de 20 kilómetros a 3 vueltas revirado y muy peligro, tanto por los socavones en el asfalto, que hacían saltar bidones suponiendo un obstáculo mas a superar, como por la estrechez de la calzada.

Desde buen inicio intentamos crear una grupeta a viva voz indicando relevos para beneficiarnos y poder recuperar el máximo de tiempo, nadie estuvo por la labor así que tomamos la decisión de tirar al máximo y empezar una remontada considerable que nos llevo 35'48" en completar la distancia con una media de 33,52 kilómetros la hora.



La segunda transición fué clavada a la primera para iniciar 5 kilómetros de carrera a pie a 2 vueltas que iban a ser si o si de auténtica travesía por el desierto. Empezamos con la idea de mantener el 3'55" del primer kilómetro durante el sector pero el sol como ocurre siempre en estos casos nos colocó en su lugar, aún así mantuvimos el 4'05" hasta que apareció Cristian, compañero de equipo, que hizo mejorar nuestro parcial en el kilómetro 4 en unos segundos y que tiró de nosotros en el último kilómetro cuando peor lo estábamos pasando, muchísimas gracias, entrando ambos a meta en 1h 09'55"


Esta claro que la modalidad sprint no esta hecha para nosotros aunque siempre vayamos de menos a mas, somos conscientes que en 25 kilómetros es imposible recuperar todo el tiempo perdido en el agua y a los hechos nos remitimos: Salida del agua posición 160 posición final 75. 

Nuestro espíritu competitivo y la exigencia hacen que no tiremos la toalla por tal de mejorar en el agua y en la distancia, salir de esa zona de confort por tal de mejorar, todo suma, de todo se aprende y cada triatlón no deja de ser una nueva lección mas, como la que nos espera y nos toca preparar tanto física como mentalmente a consciencia para el próximo 25 de Junio una nueva lección de nombre: Triatlón B de Banyoles en la modalidad half, sin duda será la lección mas bonita hasta la fecha, el primero de muchos que nos esperan... encargándonos de que sea un triatlón especial desde mucho antes de su inicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario