jueves, 2 de noviembre de 2017

Cursa de l' amistat 2017

Entramos en el mes de noviembre sinónimo de Maratón de Atenas desde aquel 12 de Marzo de 2017 en Barcelona donde disputamos nuestra décima maratón bajando la barrera de las 3 horas, exactamente 2h59'15" y que nos llevará el próximo día 12 a la ciudad donde todo empezó simulando la figura del soldado Filípides aunque sin acabar como él. 



Hasta que llegue la fecha toca continuar trabajando piernas, el perfil de la prueba así lo requiere para no acabar convirtiéndose en una autentica tragedia griega y que mejor que la cursa de l'amistat para ponernos a prueba a falta de 12 días de la gran cita. 16 kilómetros por asfalto acompañados de un desnivel de 500 metros positivos, la mitad de lo que nos encontraremos en Atenas (250 metros en el kilómetro 31) con punto de partida desde el Castillo de Montjuïc hasta los pies del tibidabo. 

Con el dorsal 340 en el pecho después de meses sin ponernos ninguno y puntuales a las 08:00 daba comienzo la prueba con un descenso por Montjuïc que nos llevaba al inicio de la calle Entença donde realmente empezaba nuestro testSin respiro y tras 5 kilómetros en las piernas la carrera entraba en ese punto de picar hacia arriba o como nos gusta llamar iba colocando a cada uno en su lugar, momento de controlar el ritmo e ir a lo que se conoce como sensaciones, esas que hasta el momento acompañaban superado el tramo de la Eixample y les Corts.

En solitario desde el distrito de Sarria y con la carrera estirada llegábamos a la carretera de Vallvidrera, la cosa se ponía seria con un autentico kilómetro vertical poniendo a prueba el trabajo realizado estas últimas semanas tanto físico como mental, a nuestro favor jugaba el hecho de haber realizado este tramo en bicicleta consiente que lo peor estaba por llegar superada la Plaça de Vallvidrera, una rampa corta pero intensa que superamos sin bajar el ritmo que llevábamos. 

El Tibidabo estaba a tocar pero aun quedaba rematar la carrera, nos marcamos el objetivo de alcanzar al corredor que nos precedía unos metros durante los últimos dos kilómetros, cada uno busca su motivación, la nuestra en ese preciso instante fue esa, metro a metro lo teníamos más cerca y al realizar el giro en el hotel la Florida obtuvimos ese ultimo empujón desde 7898 kilómetros para alcanzarlo.



Ahora si, entrabamos en el cami del cel, los últimos 600 metros para disfrutar del trabajo bien hecho, que daba como resultado 1h15'26" y una posición 35 de 771 con la satisfacción y sensación de saber que no vamos a correr nuestra onceaba y primera máraton internacional el próximo 12 de Noviembre sino que vamos a correr LA MARATÓN EN MAYUSCULAS, Atenas, lo vamos a dar todo y vamos con la mejor, tras haber superado un autentico test para las piernas y cabeza con un perfil exigente que nos da confianza plena para cerrar el año como nos merecemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario