martes, 28 de febrero de 2017

Se acerca el día...

Es muy complicado no pensar en ti y mas cuando estas a tocar, intento no pensar en ello, pero es inevitable no hacerlo, no eres una obsesión, sabes perfectamente que es palabra tabú en mi vocabulario y el tiempo así me lo a demostrado, más bien diría que es otro tipo de palabra que hasta el día 12 de Marzo a las 08:30 seré incapaz de describir.

Posiblemente por mi cabeza me estés preguntado si tengo miedo, pero miedo no es la palabra más adecuada, mas bien es respeto, nos conocemos perfectamente y cada uno sabemos donde están nuestros limites, en tu caso en el kilómetro 42 y 195 metros mientras que en el nuestro aun esta por llegar aunque somos conscientes de que esta cerca. 

Limites que en esta ocasión se disfrazaban en forma de 21,097 metros en la media maratón de Gavá, en esos últimos kilómetros oficiales y especiales con dorsal antes de que nuestros caminos se vuelvan a cruzar por décima ocasión, no era el día para un tropiezo, era día para decirte que estamos preparados para lo que nos viene, sin miedo pero con respeto, correr por sensaciones... con el corazón, demostrando con gestos, actitud y hechos que afrontando esos kilómetros juntos sin duda se afrontan mejor.

Muchos pensamientos se nos pasaban por la cabeza en cada kilómetro que recorríamos juntos, mas de los que te puedas imaginar a estas alturas, días como estos en los que eres capaz de cruzar todos los dedos posibles que nunca llegaste a pensar que podías llegar a cruzar para que todo transcurriera de la mejor forma posible en busca del mejor escenario.

Así pasamos tus 21,097 kilómetros, donde el tiempo en esta ocasión era lo de menos, lo importante era sumar kilómetros con buenas sensaciones que multiplican por dos y que sumaban para ganar confianza de que no hay que tener miedo escénico, sino mas bien respeto al escenario al cual nos enfrentamos.

Enfrentarse es de valientes y así nos enfrentaremos a tu escenario de 42 kilómetros y 195 metros, sin miedo, una nueva oportunidad que nos brinda el destino, no cabe la menor duda que lo daremos todo como siempre lo hemos hecho, no es cuestión de suerte, sino de actitud conscientes de que no todo dependerá de nosotros y si el día nos acompañará dentro de nuestro escenario perfecto de frio y sin sol, como tampoco se si seras justa conmigo, ni tu, ni yo, ni nadie que toque de pies en el suelo lo puede saber, solo sabemos que visualizamos esa llegada y que tenemos por delante 2h59'59" para hacerla realidad.

martes, 21 de febrero de 2017

Crónica Maratest '17

Mucha gente piensa que el tiempo es oro otras mientras piensan que pasa volando y otras lo quisieran detener, pero el tiempo no se puede parar, sea lento, rápido, largo, corto o incluso eterno, marca el ritmo, así es el tiempo, ese que nos va acercando al 12 de Marzo. 

Cuando afrontamos un objetivo siempre nos marcamos una meta ¿Sino para que lo empezamos? esta ya lleva un par de años rondando por nuestra cabeza y sin darnos cuenta siempre el tiempo esta bien presente, de una forma u otra entra a jugar en esta partida, en la que tenemos que aprender a movernos dentro de nuestro propio tiempo que nos hemos marcado 2h05' en recorrer 30 kilómetros el hecho de intentarlo significara que no hemos perdido el tiempo.



No hay que ser muy sabio para saber que si se quiere alcanzar el éxito no hay que escatimar esfuerzos en él es cuestión de constancia y de hacer un buen uso del mismo que iniciábamos con un 00:00:00 como punto de partida, una partida limitada que no iba a ser nada fácil aunque teniendo las ideas claras las cosas suelen ser mas sencillas de lo que parecen.

Un ensayo de lo que el día 12 de mayo sera una realidad, una carrera contra el tiempo, aunque esta carrera la vivimos todos los días, donde vemos que el tiempo es el recurso mas valioso que tenemos que solo se puede gastar y que cada segundo vivido es una oportunidad que tenemos que aprovechar cuando llevábamos 00:20:46 en estos primeros 5 kilómetros. 



Por delante quedaban kilómetros que darían para pensar, para descubrir si nos encontrábamos en el camino correcto, poniendo en práctica todo el trabajado de estos últimos meses con mucha paciencia, así con 00:41:29 llegábamos al kilómetro 10 esa meta por la cual habíamos venido a luchar y motivación no iba a faltar.

Como suele ocurrir en el día a día el tiempo pasa volando y en estas circunstancias aun mas tras 15 kilómetros y con un tiempo de 01:02:03 afrontaríamos nuevamente 15 kilómetros de déjà vu en solitarioesa soledad que ha veces te juega malas pasadas contra una especie de posibles muros, esos ladrones del tiempo en forma de calor y viento que intentarían comernos la moral lentamente en busca de su éxito personal.

Adelantarse a los acontecimientos aunque no lo parezca es ganarle tiempo al tiempo, sabíamos que fácil no iba a ser y si así fuera no merecería la pena pero el hecho de estar mentalizado en que esos ladrones del tiempo podrían influir en lo que restaba de carrera seria ganar esa primera batalla al tiempo en el kilómetro 20 en 01:22:51 a partir de este punto la soledad nos acompañaría hasta el final, un nuevo obstáculo que añadir o mejor dicho a superar junto al calor y al viento, no tan fuerte como el que venia siendo habitualmente.



Ese tiempo de soledad o te vence o te hace mas fuerte, son instantes en que tiras de cabeza y de algo mas, incluso parece que tus zancadas marquen el tiempo en una especie de tic tac continuo pasando en 01:44:21 por el kilómetro 25 acercándonos a ese muro ficticio que dicen te visita en el kilómetro 30 en adelante o incluso antes si el planteamiento no a sido el adecuado, pero en esta ocasión supimos aprender a movernos dentro de ese tiempo y de las circunstancias que nos habíamos encontrado deteniéndolo en 02:05:45. 

No hay cosas que resulten fáciles ni difíciles de afrontar, se trata de creer en que es posible, quizás no sea fácil llevarlo a cabo, pero realmente se puede si uno quiere y sin duda estamos preparados para afrontar el próximo 12 de Marzo esta meta cuyo nombre es Sub 3 Horas en la cual no correremos solos, ni de cabeza y mucho menos de...


lunes, 13 de febrero de 2017

Mitja de BCN '17

Autentica, inteligente, independiente, misteriosa... así intentas llamar mi atención, cuando apenas queda menos de un mes para el 12 de marzo y llevas meses rondando por mi cabeza, aunque la protagonista vuelve a ser tu hermana pequeña, esa que tiene 21 kilómetros ¿pero sabes que pasa? Que tengo ganas de que llegue ese día consciente que serás fugaz, vendrás por unas horas y te iras pase lo que pase. 




Siempre me ha gustado basarme en los hechos, no en palabras, porque las cosas no son como empiezan en el kilómetro 1 sino como acaban y acabaran en el kilómetro 42 y 195 metros, eres complicada de entender pero es imprescindible intentar hacerlo y pienso dejarte huella de una forma elegante, es inevitable no recordarte al encarar tu Avenida paralelo que compartes con tu hermana, que mal me lo hiciste pasar en la pasada cita... No te guardo ningún rencor pero si tengo memoria, lo importarte es ahora, pero a sido inevitable pensar cuando ya llevábamos 5 kilómetros en 19'27" de esos 21,097 metros.


Valoraba aunque no me conformaba con lo que sucedido hace 3 semanas en Santa Pola, el viento, tu capricho que nos acompaña en todas las citas desde Lanzarote, también era bien presente ¿Y sabes una cosa? En el kilómetro 8 se me paso por la cabeza plantarte, dejarte, una sensación tempranera de un tal muro en pequeña escala, tal vez muy pronto pero las cosas suceden cuando menos las esperas, nos estábamos poniendo mas presión de la necesaria pero supimos salvar y pasar ese mal trago que a falta de 11 kilómetros para acabar superábamos tu kilómetro 10 en 38'58".

En ese instante volvimos a creer que si poníamos de nuestra parte todo era posible, no era necesario esprintar, teníamos margen, si lo hiciéramos no íbamos a llegar muy lejos, así que zancada tras zancada y tras superar tu kilómetro 15 en 58'58" entramos en ese momento en que la bascula se decantaría hacia un lado, al de ganar o al de aprender, aprender lo habíamos hecho unos kilómetros antes en forma de lección que lo que no puede contigo te hace mas fuerte así que ahora tocaba ganar.

Era momento de dejar ese silencio para demostrarte que las palabras se las lleva el viento y nunca mejor dicho, ese viento que gran parte de tus primeros 16 kilómetros teníamos en contra giraba ahora a nuestro favor en ese temido litoral, mentalizado de llegar a tu kilómetro 17 y encontrarme con él, pero me sorprendió, a partir de ese momento supe que te ganaba y quedaba bien patente en tu kilómetro 20 en 1h19'05" 5" mas de lo establecido en nuestra chuleta, te había vuelto a ganar por segunda vez consecutiva, solo faltaba dejarnos llevar en ese último kilómetro parando la cita en 1h23'18" pensando en que lo mejor estaba por llegar.



Fué tal la impotencia que sentiste que me la jugaste finalizada la cita estando presente con otra indumentaria, sentí mucha rabia, esa que hace tiempo no sentía, decía mucho sin apenas decir nada, desde fuera es mas complicado de lo que parece y lo conseguiste, me dolió, pero volveremos a vernos de nuevo porque las cosas no son como empiezan, sino como acaban... Con un abrazo. 

jueves, 9 de febrero de 2017

Algunas veces se gana...

Algunas veces se gana y otras se aprende... 

Sabemos de lo que estamos hablando cuando en mas de una, dos y tres ocasiones hemos podido saborear ambos lados de la balanza, seguramente no hay persona en este mundo que no haya pasado en su vida sin conocer la palabra derrota aprender y es que en verdad muchas de las veces que hemos ganado a sido a través de ese tipo de lecciones, las que nos hacen mas fuertes y nos hacen ver la dificultad que implica saborear el triunfo que a veces o mejor dicho muchas veces no sabemos valorar. 

Dicen que en los entrenamientos del día a día se ganan los triunfos y en las competiciones se recogen aunque somos consientes que cabe la posibilidad que llegue ese día y las cosas no salgan como estaban previstas, es momento en el que tenemos que valorar todo el esfuerzo realizado anteriormente, un día malo lo podemos tener cualquiera pero hay que volver a trabajar una y otra vez sobre esos fallos sin perder esa mentalidad ganadora, hay que saber aprender para ganar nuevamente.

No existen medidas exactas para fabricar el éxito pero si debemos ser críticos con nosotros mismos, exigentes siempre de una manera sana, valorando nuestros aciertos y nuestros errores lecciones que nos harán mejores.

La derrota es una lección relativa que nos tiene que servir como una reflexión que no siempre se puede ganar, somos humanos con sentimientos, con corazón, de lo contrario seriamos simples maquinas aunque para quien tiene mentalidad ganadora la palabra derrota no exista, sino más bien sea un camino con estaciones por las que uno debe pasar, vivencias antes de llegar a la parada llamada éxito y es que aprender a lo largo de este camino se convierte en la mejor victoria.