martes, 24 de abril de 2018

Doble Olímpico Terres de l'Ebre

Si la temporada 2018 empezó en Deltebre tocaba volver de nuevo por dichas tierras, más concretamente a Sant Carles de la Ràpita para disputar el doble olímpico (3.000 metros natación en aguas abiertas, 90 kilómetros en bicicleta y 20 kilómetros de carrera a pie) con el objetivo de poner a prueba el trabajo realizado durante este último mes y probar durante el transcurso de la prueba la alimentación o parte de ella que nos acompañará el próximo 8 de Julio en Vitoria.

El día prometía, por nuestra parte ganas no iban a faltar y al sol mucho menos que desde primera hora hacia acto de presencia acompañado de un mar en calma que lo convertía en una autentica piscina que nos hacia ganar más confianza para afrontar una distancia que nunca antes habíamos nadado en aguas abiertas. 

3.000 metros que empezaban con corriente en contra hacia la primera boya roja, camino a ella golpes, entrada de agua en las gafas y al girarla... el sol que nos daba de cara impidiendo visualizar la boya correctamente, una autentica natación a ciegas que gracias a unos consejos previos pudimos buscar una referencia en forma de grúa. 

Tocaba iniciar la segunda vuelta con la sensación de estar nadando en solitario, aunque al encarar la última boya no resulto ser así, al final fueron 3.400 como consecuencia de la corriente que alejo una de las boyas de giro, así con un ritmo de 1'42" los 100 metros finalizábamos nuestro sector más flojo en 58'45" saliendo bien del agua, el objetivo marcado.


Poníamos rumbo hacia la primera transición, tras invertir 2'17" pasábamos al sector de ciclismo, 90 kilómetros divididos en 3 vueltas de 30 kilómetros sin drafting, donde íbamos a poner a prueba por primera vez en competición la posición de acople con la burra vestida de cabra  pero aunque la mona, en este caso la burra, se vista de seda... burra se queda y es que cada vez que nos alcanzaba una de ellas poco teníamos que hacer pero hasta la fecha es lo que tenemos y daremos lo mejor encima de ella, queda mucho que mejorar en este sector con una media de 32,76 kilómetros hora y con un tiempo de 2h44'51".


Llegábamos a la segunda transición para dejar la bicicleta y calzarnos las zapatillas, en 1'18" iniciábamos la carrera a pie, por delante 20 kilómetros en 4 vueltas de 5 kilómetros, una carrera en la que fuimos de más a menos con la calor como protagonista que iba haciendo mella en cada kilómetro acumulado en las piernas, un recorrido agradable a pie de playa aunque con alguna que otra pendiente rompe piernas que quedaba equilibraba al cruzarnos con cada uno de los compañeros de equipo, en especial una de ellas, sin duda el mejor gel de energía y con un tiempo de 1h28'18" y una media de 4'25" el kilómetro finalizábamos el sector y con ello el doble olímpico con un acumulado de 5h11'54".


Buenas sensaciones sobre todo a la asimilación de la alimentación en los tiempos marcados tanto en la previa, como en la carrera y en la post, que bien sirven como referencia de cara a Vitoria, como también la natación en aguas abiertas, sector en el que somos conscientes que nos penaliza bastante saliendo de ella después de 3.400 metros sin cansancio ni fatiga que nos hacen ganar mas confianza. En el sector de ciclismo, tenemos que mejorar bastante durante estos 2 meses y pico que restan, como también pulir el sector carrera a pie, donde en esta ocasión se nos escapó el ritmo previsto de 4'10" / 4'15" el kilómetro. 

Aspectos que toca seguir entrenando para cuando llegue el día recoger el mejor fruto posible llamado finisher, hasta entonces seguimos sembrando donde el 5 de mayo nos espera la Marnatón Edreams Barcelona, 4 kilómetros en aguas abiertas en la playa de Sant Sebastian en busca de algo más que buenas sensaciones al salir del mar.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario